Perfecta Paz

Lunes 5 de Junio, 2017.

Nuestro Pan Diario
“Perfecta paz”
(Por: Amy Boucher Pye)
(Editado por: CF Jara)

Leer: Juan 14:25-31
«La paz os dejo, mi paz os doy…» Juan 14:2
7
La Biblia en un año: 2 Crónicas 21–22; Juan 14

Una de las cosas más ansiadas y por lo tanto más buscadas por la humanidad es la Paz. De la paz se habla desde entre los miembros de familia hasta los mandatarios de países, pasando por toda la infinidad de círculos que se forman en las relaciones humanas. Los hombres pueden en la vida llegar a ser muy exitosos en todos los frentes, comprar casas grandes, autos caros, yates, ropa elegante, joyas costosas, viajar por todo el mundo, tener amistad con personas influyentes, etc. Sin embargo y por más dinero que tenga, no hay en toda la tierra ni un solo lugar u objeto donde pueda satisfacer su anhelo de paz interior. Mas hay un grupo de humanos que nos identificamos como los redimidos por Jesucristo, quienes si podemos disfrutar de esa paz verdadera heredada a nosotros por el Príncipe de paz.

Después de cenar por última vez con sus amigos (Juan 14), Jesús les habló de esta paz, al prepararlos para lo que pronto sucedería: Su muerte, Su resurrección y la venida del Espíritu Santo. Al describir una paz distinta a cualquier cosa que el mundo pueda dar, Jesús quería que descubrieran cómo encontrar una sensación de bienestar en medio de las dificultades.

Más adelante, cuando el Jesús resucitado se les apareció a los aterrados discípulos, los saludó, diciendo: «Paz a vosotros» (Juan 20:19). Ahora podía ayudarlos (y ayudarnos) a entender cómo descansar en lo que Él hizo por nosotros. A medida que lo hacemos, descubrimos una seguridad mucho mayor que nuestros estados de ánimo tan cambiantes.

Oración: Señor Jesús, Tú viniste para traer paz a nuestras vidas y a nuestro mundo. Te ruego Padre celestial que me guardes cada día en Tu paz que trae llenura, bienestar y armonía que sobrepasan todo entendimiento. Ayúdanos a confiar siempre en Ti, que en los momentos de dificultad recordemos que Tú eres nuestra Roca eterna donde podemos soportar los temporales más terribles en medio de Tu paz asombrosa y sin igual, te lo ruego humildemente en el nombre de tu Hijo amado Jesucristo, amén. 
-CF Jara-

La gloria es solo de Cristo Jesús.
DIOS te bendiga.

Encuentre más lecturas edificantes en Nuestro Pan Diario
http://www.ministeriosishunejar.com

Comments