Toma tu cruz y sígueme

Devocional para Hoy:
Miércoles 27 de Diciembre, 2017.

“Toma tu cruz y sígueme”
Por: CF Jara

Leer: Mateo 16:21-28
«Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.» Mateo 16:24

Querido hermano, hermana, a pocas horas de que termine este 2017, queremos agradecerte por permitirnos ser parte de tu vida a través de recibir nuestro Devocional, y a la misma vez, queremos desearte un Feliz y Venturoso Año Nuevo 2018. Así mismo, queremos entregarte este que será el último mensaje del año. Estaremos de regreso el Viernes 5 de Enero, 2018, el Señor primero.

A estas alturas, muchos de nosotros estaremos haciendo o haremos el análisis de lo que fue este año en nuestras vidas. Y concluiremos, -entre otras cosas- en la velocidad con que han pasado estos 360 días, en el estado lamentable en que se encuentra la humanidad como sociedad organizada y en la poca esperanza de que las cosas mejoren en el mundo en un tiempo cercano. Más todas estas percepciones, en lugar de llenarnos de tristeza y desazón, al contrario, deben llenarnos de gozo y alegría, porque de acuerdo al Libro santo que amamos, todos estos tristes e incomprensibles eventos son señales que anuncian la Parusía, Arrebatamiento o Rapto de la iglesia, durante la cual aquellos que hemos sido salvos por la sangre de Jesús y hemos cuidado nuestra salvación, nos encontraremos con el Cordero Santo en los aires, justo antes de que empiecen los terribles tiempos de la tribulación, la misma que culminará con la triunfal segunda venida de nuestro Salvador Jesucristo.

Y en la parte personal, muchos encontrarán en el balance de los resultados tanto espirituales como físicos, financieros, personales, sociales, profesionales, etc., un saldo favorable, mientras que otros, -me atrevo a decir la mayoría- los dolores, las tragedias, las enfermedades catastróficas, las malas noticias, etc., serán lo prevalente. Lo difícil es que con la finalización del año no finalizan las tribulaciones, sino que quizá se empeorarán, desgraciadamente. Mas ahí es cuando debemos llenarnos de la inefable esperanza de las promesas de nuestro Salvador Jesucristo: «Mientras ustedes estén vivos tendrán aflicciones, pero confíen, porque yo he vencido al mundo.» «No teman ni desmayen porque Yo estaré con ustedes hasta el fin de sus días.» «Todo el que cree en Mí no perecerá sino que tendrá vida eterna.» Y «Con Cristo Jesús somos mas que vencedores.»

El Señor Jesús dijo también que «quien quiera encontrarme y estar conmigo, tome su cruz y sígame.» Interpretando esta declaración, encontramos que la cruz a la que se refiere el divino Rabino son precisamente aquellas tribulaciones, los problemas inesperados, las circunstancias no deseadas, las cosas que no se resuelven a pesar de que han pasado años, aquellas que nos causan dolor y sufrimiento. Y esa es la razón por la que debemos bendecir en medio de la tragedia, del dolor, de la carencia, de la soledad, y estar gozosos en medio de esas tribulaciones pues así podremos encontrarnos con nuestro Salvador en el día escrito. No se trata de un tema de masoquismo, como alguien lo podría interpretar, donde si sufres obtendrás lo deseado, sino que como seguidores de Cristo que somos, debemos hacer todas las cosas que Êl hizo, entre ellas, cargar la cruz al calvario, morir en ella para ser resucitados a la vida eterna por el mismo Espíritu que resucitó al Hijo amado de Dios.

Siendo así, vale la pena pasar por en medio de todas aquellas circunstancias dolorosas, ¿verdad? Que tengas un año 2018 lleno de la presencia del Espíritu Santo en tu vida y en tu hogar y que el Dios Todopoderoso te guarde y te cuide en todos tus caminos.

Oración
«Amado Padre celestial, se acaba un año más, pero en el conteo debemos decir ‘un año menos’ hasta encontrarnos contigo. La vida es una hermosa experiencia, pero difícil a la vez, y Tú lo sabes, pues Tú lo conoces todo. Y por Tu gran misericordia has decretado que nuestra jornada en esta tierra sea temporera, de tal forma que el sufrimiento, la enfermedad y la muerte sean también temporeros. Necesitamos purificarnos de nuestra esencia pecaminosa y caída y la única manera es muriendo en esta vida, pero en Tu gracia, de tal forma que también por Tu gracia, Tu Espíritu Santo nos resucite en un cuerpo incorruptible para ir a morar por la eternidad a tu lado, en la ciudad donde no existe más dolor, ni enfermedad ni muerte. Gracias por habernos hecho llegar con vida al final de este año, y gracias por todo lo que has de darnos en el tiempo venidero, oro humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén y amén.»


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Hageo 1-2; Apocalipsis 17
Descargue el Mensaje de hoy en PDF: Toma tu cruz y sígueme

Feliz Navidad

Devocional para Hoy:
Lunes 25 de Diciembre, 2017.

“Feliz Navidad”
Por: CF Jara

Leer: Lucas 2
«Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.» Juan 12:46

María había alumbrado finalmente a su hijo, aquel de quien el ángel le había dicho que fue procreado por obra del Espíritu Santo, que era el Hijo de DIOS y que habrían de llamarlo ‘El Salvador’. Mientras el niñito y su madre descansaban en el camastro de paja y heno hecho al apuro por José, varios pastores de la zona empezaban a llegar hacia aquel establo. Y cuando llegaban, se inclinaban de rodillas y se postraban delante del bebé. Ellos sentían en sus corazones que lo que el ángel les había dicho momentos atrás era cierto: “Les había nacido el Redentor”.

El nacimiento de Jesús es quizá la historia más sublime de todas las que se pueden leer en la Biblia, no solo porque se trata de la venida del Hijo de Dios como humano para dar su vida como pago eterno por los pecados de la humanidad, sino por los antecedentes alrededor de ese nacimiento: Siendo el niño, Hijo del Dios Todopoderoso, vino a nacer en un humilde pesebre, con colchón de paja y heno, dentro de un establo abierto al aire libre, y rodeado de vacas, asnos, y humildes pastores. Todo totalmente opuesto a la portentosa venida del Mesías que los profetas habían anunciado a través de los milenios. Y esa es la esencia de la Navidad: por amor, DIOS nos concede el perdón eterno a través de enviar a Su único Hijo para la consumación de Su plan redentor.

A pesar de esto, dentro de la iglesia cristiana existen miles y quizás millones de detractores de esta celebración, principalmente debido a que se ha convertido en el tiempo donde la humanidad se lanza alocadamente a un despiadado consumismo, cuyo propósito es supuestamente demostrar amor y afecto a través de regalos materiales. Sin embargo, la Navidad es el tiempo donde debemos celebrar sin ningún prejuicio pero con gran alborozo, el hecho de que el Creador haya decidido enviar a Jesús para propiciar nuestro camino hacia la vida eterna.

La Navidad nace en el corazón de DIOS, al principio de todo. Moisés escribe en el versículo 3 del capítulo 1 del libro de Génesis «Y dijo DIOS: Sea la luz; y fue la luz.» Y hay una sola luz, la luz de la vida. Y ese bebé es la Luz. La luz de las potencias de los cielos o la luz artificial creada por el hombre, nunca podrán ni igualarse ni hacer las obras que hace la única luz verdadera. Estando Jesús ya en pleno ministerio, declara de Êl mismo: «Yo, la luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas.» (Juan 12:46). Jesucristo es la luz verdadera, inefable, innegable, incomparable, inimitable, única, magnifica, gloriosa, admirable, santa, real, que da vida, que sana, que restaura, que salva, que vence al mal, que provee, que santifica, que da revelación, que perdona todo pecado, que da la vida eterna.

Esta es la verdad innegable que respalda la recordación de la Navidad. Celebremos entonces la Navidad con alegría contagiante y verdadera, vayamos a buscar a aquellos que nos hicieron mal y perdonemos sus faltas; pero sobre todo, vayamos a buscar a aquellos contra los que actuamos mal y pidamos perdón, de manera sincera y humilde. Así estaremos honrando el regalo maravilloso de DIOS que ha hecho posible que aquellos que hemos entregado nuestras vidas en esta tierra a Jesucristo, podamos ir a morar con Êl por toda la eternidad. Entonces podremos decir con toda alegría: ¡Feliz Navidad!

Oración
«Amado Dios, gracias por esta enseñanza, gracias por dejarme saber que Navidad es recordar con agradecimiento y felicidad el regalo de la vida eterna que nos hiciste a través de tu Hijo Jesús. Pero también, gracias por revelarme que Navidad es sinónimo de perdón, no de consumismo; que este es el tiempo propicio donde debo buscar paz para mi corazón con los hombres, sea que yo fui el ofendido o sea que yo fui el ofensor. A esta hora te pido Señor que me reveles si hay alguien a quien ofendí en forma voluntaria o involuntaria y que aún no haya pedido perdón de corazón. Dame tu fortaleza y obediencia, que vaya o llame hoy mismo a aquella persona y que pida su perdón. Y si encuentro que aún guardo amargura en contra de alguien, te ruego mi Señor que pongas en mí, suficiente amor para poder perdonar de corazón, que aquella herida se cierre para siempre, de tal forma, que pueda libremente darte las gracias por todas Tus bendiciones, te lo pido humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén y amén.»


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Sofonías 1-3; Apocalipsis 16
Descargue el Mensaje de hoy en PDF: Feliz Navidad

Historias de Navidad

Devocional para Hoy:
Viernes 22 de Diciembre, 2017.

“Historias de Navidad”
Por: CF Jara

Leer: Salmo 22
«Mas Tú, YHWH, no te alejes; fortaleza mía, apresúrate a socorrerme. Libra de la espada mi alma, del poder del perro mi vida. Sálvame de la boca del león, y líbrame de los cuernos de los búfalos.» Salmo 22:19-21

En la fría madrugada del lunes 15 de Diciembre de 1996 como a eso de las 5am, me encontraba en la estación de la calle 77 de la Roosevelt Avenue, en la ciudad de New York, esperando el tren para ir a trabajar. El frio calaba mis huesos, especialmente porque no tenía la ropa apropiada de invierno. Es que había acabado de llegar a este país y mi conocimiento aún era incipiente. Una profunda depresión agobiaba mi alma: en mi país de origen había perdido todo, mi trabajo, mi casa, mi familia y todos, inclusive la esperanza me habían abandonado. Pero lo único que no me había abandonado eran los pensamientos suicidas. Y esa madrugada empecé a planear mi muerte. Decidí que terminaría con mi vida arrojándome debajo de las ruedas del tren. A lo lejos divisé la luz del faro delantero de esa mole de acero y hierro acercándose; me puse de pie y empecé a calcular el momento. De pronto, dos personas entraron a la estación y se pararon una a cada lado mío. Volteé a mirarlos, como preguntándoles: “¿y es que no podían escoger otro momento para venir?”. En la semi oscuridad no pude distinguir si eran hombre o mujer, además de que estaban envueltos en gorras, bufandas, jackets y botas gruesas. En mi análisis, el tener personas cerca podría provocar que una de ellas resultara herida, -o muerta quizá- si al momento de yo saltar, aquel o aquella intentaban detenerme y caían junto conmigo. Decidí hacerlo al día siguiente. Pero esa misma escena se repitió en las madrugadas del martes y del miércoles, justo cuando me aprestaba a saltar, dos personas entraban y se paraban junto a mí, una a cada lado.

En la tarde de ese miércoles compré un radio reloj por sugerencia de mi primo, en cuya casa me encontraba hospedado; la razón era que yo debía levantarme todos los días a las 4am en punto. Entraba a laborar a las 6am en una lavandería de camisas. Esa noche y en la madrugada del jueves no podía conciliar el sueño; los pensamientos de fracaso, soledad, tristeza, dolor, culpabilidad, angustia, muerte, etc., etc., sometían mi alma a la noche más negra de mi existencia, a la más profunda oscuridad, donde como dice San Juan de la Cruz, «es tan negra la noche del alma que no se puede reconocer ni siquiera a Dios», y sentía que iba cayendo poco a poco en un hoyo profundo, sin que nada ni nadie pudieran hacer algo por mí.

Mientras divagaba y sollozaba con mi convicción de que la muerte era la solución, sostenía en mis manos ese radio despertador y movía el dial de un lado para el otro como si buscara algo. De pronto, una voz fuerte y con autoridad salió de la radio: «Usted, usted querido amigo, usted que lo ha perdido todo, que ha dejado su familia lejos, que está acá solo, sin esperanza, pensando que no vale nada, que la muerte es la solución, usted tiene una esperanza, y esa esperanza se llama Cristo Jesús. Busque mañana mismo una iglesia, póngase de rodillas ante Jesucristo y ríndase a Él, entréguele su vida, y su vida nunca más será igual.» Mi primera reacción fue pensar que mi primo había puesto cámaras en el cuarto, o que él le comentó mi vida a aquel hombre de la radio, porque lo que decía era exactamente lo que estaba pasando en mi vida. Cansado de tanto pensar y sollozar fui quedándome dormido.

Al amanecer de ese jueves en que yo estaba libre, salí a buscar trabajo en Manhattan. De pronto vi una iglesia y recordé la experiencia de la madrugada. Mientras el corazón me latía con fuerza, crucé la calle y entré, y en el lobby había una cruz gigante con una escultura de un Cristo crucificado. Cuando me puse de rodillas en el reclinatorio, quedé literalmente a los pies de esa imagen, y en medio de un llanto incontenible, repetí la misma oración que había oído en la radio en la madrugada y entregué mi vida a Jesús. Y todo empezó a cambiar. Lo primero que sucedió fue que Dios me permitió traer a mi esposa e hijos. Y aunque no teníamos mucho dinero, pudimos celebrar juntos aquella Navidad. Como familia, nunca habíamos visto nevar antes y no había nevado en New York en los 3 años precedentes, pero esa noche cayó nieve. Fue una blanca Navidad, como si Dios me estuviera confirmando que quienes confían en Su misericordia, verán, sin ninguna duda, milagros y maravillas en sus vidas.

Jesús de Nazareth, el Hijo de Dios, es el Inmortal e Invencible dueño de todas las victorias, el que llega siempre a tiempo, el que no nos abandona nunca bajo ninguna circunstancia, el que nos ha hecho Suyos y el que nos lleva guardados en el hueco de Su mano portentosa. No sé si aquellas personas de la estación del tren eran ángeles del Señor que estaban allí para evitar que el enemigo consumara su plan, pero me atrevo a creer que sí. Acerca de la radio estación que Dios usó para traerme a Sus pies, es la radio “Visión Cristiana” de New York. Mis oraciones y bendiciones están el día de hoy con aquellos desconocidos, con mi primo René, quien me dio el hospedaje y con el pastor que envío el mensaje de esperanza aquella madrugada. Feliz Navidad para todos ellos, que el Señor los bendiga y los guarde donde quiera que estén.

Oración
«Señor mi Dios, gracias por la vida nueva que me diste. Gracias por no haber dejado que el plan del malvado se ejecutara y que yo terminara enterrado en algún cementerio olvidado. Gracias te doy por toda la vida añadida desde entonces. Gracias por escuchar los clamores de los humanos que aunque conocen poco de ti y de Tu Hijo Jesucristo, Tú los escuchas y derramas Tu misericordia sobre todos los que te buscan. Y Tú Señor, aunque no nos merezcamos, vienes en nuestra ayuda, nos salvas, nos restauras, nos das una nueva oportunidad. Gracias por cuidar de todos Tus hijos e hijas que clamamos Tu Nombre en los momentos difíciles de nuestra existencia. A Ti y solo a Ti te damos toda la gloria, toda la honra y todo el honor, por los siglos de los siglos, en el nombre de Tu Hijo Yahshua HaMashiaj, amén y amén.»


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Miqueas 4-5; Apocalipsis 12
Descargue el Mensaje de hoy en PDF: Historias de Navidad

Un Mundo Grande; un Dios más Grande

Devocional para Hoy,
Miércoles 20 de Diciembre, 2017.

“Un Mundo Grande; un Dios más Grande”
Por: Bill Crowder
Editado por: CF Jara

Leer: Colosenses 1:12-17
«Porque en [Cristo] fueron creadas todas las cosas…» Colosenses 1:16

Mientras conducíamos por el norte de Michigan, mi esposa exclamó: «¡Cuán increíblemente grande es el mundo!». Justo pasábamos junto a un cartel que indicaba el paralelo 45: la mitad de camino entre el Ecuador y el Polo Norte. Hablamos de lo pequeño que somos los seres humanos y lo vasto que es el mundo. Aun así, comparado con el universo, nuestro planeta es solo un granito de polvo. Si nuestro mundo es grande, y el universo es más grande aún, ¿cuán inmenso es Aquel que lo creó con su poder? Y recitamos junto con mi esposa el pasaje en Isaías donde el profeta escribe que DIOS llama por su nombre a las estrellas de los atardeceres y las cuenta una por una. (Isaías 40:26). ¡Cuán grande es nuestro DIOS!

La Biblia también nos dice: «Porque en Êl fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de Êl y para Êl.» (Colosenses 1:16). Esta es una buena noticia porque este mismo Jesús que creó el universo es Aquel que vino para rescatarnos de nuestro pecado. La noche antes de morir, Él dijo: «Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo» (Juan 16:33).

Ante los desafíos pequeños y grandes de la vida, podemos clamar a Aquel que creó el universo, murió y resucitó, y obtuvo la victoria sobre los quebrantamientos de este mundo. En nuestros momentos de lucha, Él nos ofrece su paz. Decir o predicar que en Jesús estaremos libres de toda tribulación es una apostasía. Mas declarar que en Êl tendremos paz en medio de la tormenta, es demostrar que estamos asidos de la roca de nuestra fe, Cristo Jesús. La gracia de Dios es inmensurable; Su misericordia, inagotable y Su paz, inefable.

Oración
«Amado Dios, cuán grande bien nos hace el recordar que Tú creaste la tierra, el universo y todo lo que en él hay. No tenemos los humanos, manera de saber el tamaño de Tu creación, pero si podemos dar testimonio de cuán grande es Tu amor pos nosotros. Gracias por guardarnos bajo la sombra de Tus alas cada día; gracias por sostenernos con Tu brazo poderoso; gracias por llevarnos en el hueco de Tu mano. Gracias Dios Todopoderoso por las misericordias para Tu creación que las renuevas en cada amanecer. Señor, confío en Tu poder y grandeza, y te doy toda la honra, la gloria y el honor, el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén y amén.»


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Jonás 1-4; Apocalipsis 10
Descargue el Mensaje de hoy en PDF: "Un Mundo Grande; un Dios más Grande

Sufriendo en Navidad

Devocional para Hoy,
Lunes 18 de Diciembre, 2017.

“Sufriendo en Navidad”
Por: Xochitl Dixon
Editado por: C.F. Jara

Leer: Salmo 146
«Bienaventurado aquel […] cuya esperanza está en el Señor su Dios.» Salmo 146:5

Dos meses después de la muerte de mi madre, las compras y decoraciones de la semana anterior a la Navidad no eran mi prioridad. Resistía los intentos de mi esposo de consolarme. Estaba callada y malhumorada mientras mi hijo colocaba luces navideñas en las paredes de nuestra casa. Sin pronunciar palabra, conectó el cable de electricidad antes de irse con su padre a trabajar. Mientras las luces titilaban, me hundí en mis penas, pero el Señor me sacó con ternura de mi oscuridad. A pesar de lo doloroso de las circunstancias, encontré que mi esperanza permanecía segura en la luz de la verdad de Dios y en su carácter inmutable.

El Salmo 146 afirma lo que Dios me recordó aquella mañana difícil: mi eterna «esperanza está en el Señor», mi ayudador (v. 5). Como Creador, «siempre cumple su palabra» (v. 6 RVC). «Hace justicia a los agraviados», protegiéndonos y supliendo nuestras necesidades (v. 7). «El Señor levanta a los caídos» (v. 8); nos «guarda» y nos «sostiene», y «siempre reinará» (vv. 9-10).

Algunas veces, en Navidad, nuestros días rebosarán de momentos gozosos. Otras veces, enfrentaremos ausencias, experiencias dolorosas o sentimientos de soledad. Pero, en cada caso, las promesas de Dios serán nuestra luz en la oscuridad, y nos brindarán ayuda tangible y esperanza eterna. Esas promesas harán posible que cuando meditamos en nuestras penas y tribulaciones, Dios reafirmará nuestra esperanza en Su carácter inmutable, volveremos a sentir Su paz, que sobrepasa todo entendimiento, y podremos elevar el himno de victoria:
«Mi esperanza está en Dios,
Desde hoy y para siempre;
Mi esperanza está en Jesús,
Hasta el final.»

Oración
«Padre Todopoderoso, los dolores, las tribulaciones, las enfermedades, las necesidades, los problemas, las puertas cerradas, las respuestas que no llegan, las situaciones que se empeoran, la soledad, la tristeza, y todas las circunstancias que nos hacen sufrir, no descansan ni aun en los tiempos donde la humanidad recuerda la venida de Tu Hijo al mundo. Pero Tú tampoco descansas ni en la Navidad, ni en las noches, ni en los inviernos, para dejarnos saber que estás con nosotros, que nos harás justicia, que nos suplirás para las necesidades, y que nos levantarás de nuestras caídas. Gracias Señor por ello, gracias por ser nuestra fuente de esperanza eterna y gracias por preocuparte siempre por nuestro bien, humildemente oro en el nombre de Tu hijo amado Yeshua HaMashiaj, amén y amén.»

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Abdías; Apocalipsis 9
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/


Descargue el Mensaje de hoy en PDF: Sufriendo en Navidad

DIOS nos hace justos

Devocional para Hoy:
Viernes 15 de Diciembre, 2017.

“DIOS nos hace justos”
Por: C.F. Jara

Leer: Mateo 1: 1-25
«Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. Romanos 8:30

Aquellos reyes que llegaron a adorar al niño Jesús habían partido ya y José junto a María y el bebé se acostaron a descansar. Y mientras José dormía, un ángel se le presentó en sueños y le dijo que se levantara de inmediato, tomara a María y al niño y los llevara a Egipto, pues Herodes quería matar al pequeño. Y José sin esperar nada, hizo como el ángel le dijo, y hoy usted y yo y millones más podemos contar esta historia y celebrar la Navidad. Sin embargo de la relevancia del papel de José de Nazareth en todo lo que implica la venida del Hijo de Dios al mundo, no es muy común que en la iglesia se hable de él. Es más, José, el padre “adoptivo” de Jesús es quizá uno de los personajes más ignorados por los cristianos. Pero al estudiar la historia de este hombre es cuando comprendemos la grandeza de su actitud y de su decisión de servir al Todopoderoso por encima de sus propias necesidades. José creyó en los planes de Dios para redimir a la humanidad y obedeció.

Los historiadores bíblicos a través de los siglos han construido diferentes biografías de José. Coinciden en que era descendiente directo del linaje real de David. Unos dicen que cuando desposó a María, era ya un viudo anciano de casi 90 años, pues se había casado a los 40 y vivió con su primera esposa por otros 49 años hasta la muerte de ésta. Con ella tuvieron 6 hijos, 4 varones, -entre ellos Santiago a quien el Señor amaba- y dos hermanas mujeres. Luego ninguno de ellos sería “hermano o medio hermano” del Señor. Con María nunca consumó su matrimonio, sino que ella se mantuvo virgen hasta su muerte. Estos mismos historiadores dicen que José murió cuando Jesús tenía entre 20 y 21 años y su mayor alegría fue morir en los brazos de María, la escogida por Dios para dar a luz a Su Hijo, y de Jesús, el Mesías de la humanidad.

Otros historiadores asumen que José debió haber sido joven debido a la cantidad energía que demandó su papel como “padre” de Jesús enfrentando con éxito todos los retos que tuvo como tal. Sin embargo, el hecho de que José o cualquier otro cristiano sean entrados en edad no impide que tengan éxito en su llamado pues todos sabemos que servir al Señor no depende de nuestras fuerzas, talentos o virtudes sino del poder de Aquel que nos llamó. Por ello personalmente me quedo con la primera versión de José, el anciano de edad que había escogido a una jovencita para que lo cuidara y sirviera en sus últimos años y que en lugar de ello, antes de desposarse, ella le confiesa que está embarazada por obra del Espíritu Santo. Este José que luego de su disgusto e incredulidad inicial, creyó en lo que le reveló el ángel y que no solo hubo de velar por el bienestar del niño Mesías sino que cuidó, ayudó y proveyó a María y al niño con abnegación y respeto, a pesar de su edad. El anciano José pasó de ser casi un retirado a protector del mayor tesoro de Dios. Y lo hizo con amor y abnegación, en silencio y sacrificando sus propias necesidades.

El Espíritu Santo puso en mi corazón este nombre para que sea la razón de este mensaje. ¿Por qué? Pues en la iglesia del Señor hay miles de “Josés”, quienes anónimamente hacen que sea posible cada culto. Y a pesar que nadie los ve, allí están, entre los pasillos, repartiendo estudios, recogiendo el diezmo, sentando a la gente, detrás del altar en los controles de audio y video, en los parqueaderos, en los bares, en la limpieza y mantenimiento, en la seguridad y en decenas de otras tareas que hacen brillar al templo, lo cual la gente nota y disfruta pero olvida que aquello es posible por la tarea abnegada y silenciosa de estos hombres y mujeres que como José, han sido llamados a servir y lo hacen con amor y abnegación, por encima de sus propias necesidades. DIOS bendiga a todos los servidores de la iglesia del Cristo de la gloria.

Mi saludo y abrazo respetuoso y fraterno para todos mis hermanos y hermanas que sirven en la iglesia del Señor alrededor del mundo entero. No sé a quién Dios le esta hablando a través de este mensaje, pero Êl si lo sabe. Recuerda servidor, que como sucedió con José de Nazareth, no tendrás mayor alegría en tu vida que aquella que cuando estés dejando esta tierra, lo harás en los brazos del Señor Jesucristo.

Oración
«Amado Dios Todopoderoso, que hermosa historia y ejemplo de Tu siervo José de Nazareth. Esta es una de las formas como Tú quieres que sirvamos en el reino, creyendo, obedeciendo, con humildad, amor y abnegación, posponiendo nuestros sueños y necesidades para el bien ajeno, sin preocuparnos de nuestras escaseces porque Tú proveerás. Tú eres quien predestinas a aquellos que han de servirte; desde el vientre materno los llamas, y en la virtud de su consagración para servir en Tu reino los justificas en la tierra para luego glorificarlos en el día de la Parusía, cuando vengas por los Tuyos, lo declaramos en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén y amén.»

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Joel 1- 3; Apocalipsis 5
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/


Lea y descargue el Devocional para hoy: "Dios nos justifica" PDF

"Historia de Navidad"

Devocional para Hoy:
Miércoles 13 de Diciembre, 2017.

“Historias de Navidad”
Por: Anónimo
Editado por: C.F. Jara

Leer: Salmo 29:1-2
«He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.» (Apocalipsis 3:20)

Todos los domingos por la tarde, después del culto en la iglesia, el Pastor y su hijo de 11 años van al pueblo a repartir tratados a cada persona que ven. Aquel domingo en particular, cuando llegó la hora de ir al pueblo a repartir los tratados, estaba muy frío afuera y comenzó a lloviznar. -El niño se puso su ropa para frío y le dijo a su padre, 'OK, papá, estoy listo'.
-El Pastor le dijo ¿'Listo para qué?'
-'Papa, es hora de ir afuera y repartir nuestros tratados.'
-El papá respondió, 'Hijo, está muy frío afuera y esta lloviznando.'
-El niño miró sorprendido a su padre y le dijo, 'Pero Papa, la gente se está yendo al infierno aún en los días lluviosos.'
-El Papa contestó, 'Hijo no voy a ir afuera con este tiempo.'
-Con desespero, el niño dijo, 'Papa, ¿puedo ir yo, por favor?
-Su padre titubeó por un momento y luego dijo, 'Hijo, tu puedes ir. Aquí tienes los tratados, ten cuidado.' El niño respondió emocionado 'Gracias papá!'

El pequeño de 11 años caminó bajo la lluvia por todas las calles del pueblo, puerta por puerta repartiendo los tratados a las personas que veía. Después de 2 horas, empapado y con frío, le quedaba un solo tratado. Se detuvo en una esquina y miró a ver si veía a alguien a quien darle el devocional, pero las calles estaban totalmente desiertas. Entonces se dirigió hacia la primera casa que vio. Una vez frente a la puerta del frente tocó el timbre por varias veces, pero nadie salió.

Después de golpear varias veces, el niño decidió irse, pero algo lo detuvo. Se volteó nuevamente hacia la puerta, comenzó a tocar el timbre y a golpear la puerta fuertemente con los nudillos. Algo lo aguantaba. Tocó nuevamente el timbre y la puerta finalmente se abrió suavemente.

-Salió una señora, con una mirada muy triste y suavemente le preguntó, ¿Qué puedo hacer por ti, hijo.?
-Con unos ojos radiantes y una sonrisa de felicidad, el niño dijo, 'Señora, lo siento si la molesté, pero solo quiero decirle que “JESUS REALMENTE LA AMA” y vine para darle mi último tratado que habla sobre JESUS y SU GRAN AMOR.
-Ella, con su mirada tristísima pero con gran dulzura le dijo, 'Gracias Hijo, que DIOS te bendiga.' El niño le entregó el tratado y se fue.

El próximo domingo por la mañana el pastor estaba en el púlpito y cuando comenzó el servicio preguntó: ¿Alguien tiene un testimonio o algo que quiera compartir?

Lentamente, en la fila de atrás de la iglesia, una señora mayor se puso de pie. Cuando comenzó a hablar, una mirada radiante y gloriosa brotaba de sus ojos.
-'Nadie en esta iglesia me conoce. Nunca había estado aquí, inclusive hasta el domingo pasado no era cristiana. Mi esposo murió hace un tiempo atrás dejándome totalmente sola en este mundo. El domingo pasado fue un día particularmente frío y lluvioso, y también lo fue en mi corazón pues sentía haber llegado al final del camino, no tenia esperanza ni ganas de vivir. Entonces tomé una silla y una soga y subí hasta el ático de mi casa. Amarré la soga y la aseguré a las vigas del techo; luego me subí a la silla y puse el otro extremo de la soga alrededor de mi cuello. Parada allí, tan sola y con el corazón destrozado estaba a punto de tirarme, cuando de repente escuché el sonido fuerte del timbre y de la puerta. Entonces pensé, 'Esperaré un minuto y quien quiera que sea se irá'.

-Esperé y esperé, pero el timbre de la puerta cada vez era más fuerte e insistente. Después de una pausa, aquella persona comenzó a golpear con más fuerza. Entonces me pregunté, ¿Quién podrá ser? Nadie ha tocado mi puerta ni ha venido a visitarme en mucho tiempo. Entonces solté la soga de mi cuello y fui hasta la puerta, mientras el timbre seguía sonando cada vez más fuerte.

-Y cuando abrí, no podía creer lo que veían mis ojos, frente a mi estaba el mas radiante y angelical niño que jamás había visto. Su sonrisa, ohhh, nunca podré describirla! Las palabras que vinieron de su boca hicieron que mi corazón, muerto hace tanto tiempo, volviera a la vida cuando dijo con voz de querubín: 'Señora, solo vine a decirle que Jesús realmente la ama.'
-Cuando el pequeño ángel desapareció entre el frío y la lluvia, cerré mi puerta y leí cada palabra del tratado. Entonces fui al ático a quitar la silla y la soga. Ya no las necesitaría más. Como ven, ahora soy una niña feliz del REY. Y como la dirección de esta iglesia estaba en la parte de atrás del tratado, vine personalmente a decirle ‘GRACIAS’ a ese pequeño ángel de DIOS que llegó justo a tiempo y de hecho rescató mi vida de una eternidad en el infierno.'

Todos lloraban en la iglesia, y le daban Gloria y honor al REY DE REYES. El Pastor bajó del púlpito hasta la primera banca del frente donde estaba sentado el pequeño ángel. Tomó a su hijo en sus brazos y lloró y gimió incontrolablemente.

Todos los asistentes probablemente nunca tuvieron un momento más glorioso que éste, y probablemente este mundo nunca tuvo un padre más lleno de amor y orgullo por su hijo….. Excepto por uno. Este PADRE permitió a Su hijo venir a un mundo frío y oscuro. Muchos de nosotros estuvimos con la soga en nuestro cuello, o el arma en la sien, o las pastillas listas para ser engullidas. Pero Êl llegó a nuestras vidas en el momento preciso. Y aunque no queríamos oír y nos negábamos a abrir nuestro corazón, Jesús tocó con fuerza, esperó y volvió a tocar la puerta de nuestra vida, que estaba destrozada, sin esperanza, solo esperando la muerte.

Así como la anciana de esta bella historia, millones de millones han sido salvos y redimidos por un nombre: Jesús de Nazareth, quien llegó a la tierra a cumplir con Su misión como un bebé. Y cuando Jesucristo volvió a los cielos, triunfante e invencible, Su Padre debió haberlo recibido con una felicidad inmensurable, en medio de un festejo celestial portentoso; y todos los cielos, los ángeles, arcángeles, serafines y querubines le dieron toda la gloria, todo el honor y toda la honra al REY DE REYES. YHWH sentó a Su Hijo amado a la diestra de Su trono y le dio poder sobre todo principado y puso Su nombre sobre todo nombre, JESÚS, el Inmortal e Invencible Salvador y Redentor del mundo.

Dios bendiga tus ojos por leer este mensaje, pero no lo guardes, léelo otra vez y luego pásalo a otros. Alguien a quien envíes este mensaje podría estar negándose a abrirle las puertas de su vida a Jesucristo. Recuerda, el mensaje que DIOS te ha hecho llegar, podría salvarle la vida a alguien.
Bendita sea la Navidad.

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Oseas 12- 14; Apocalipsis 4
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Navidad

Devocional para Hoy:
Lunes 11 de Diciembre, 2017.

“Navidad”
Por: C.F. Jara

Leer: Mateo 1:18-25
«Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.» Isaías 7:14

Si saliéramos a las calles a hacer una encuesta acerca de lo que significa la palabra “Navidad” obtendríamos una inmensa lista de respuestas. Sin embargo, personalmente nunca había oído la definición que escuché esta mañana al Dr. Charles Stanley y que es el motivo de este mensaje: «Navidad es el preciso instante en que DIOS dejó los cielos para convertirse en hombre y venir así a la tierra a salvar a la humanidad de la muerte eterna.»

Esta verdad infinita contenida en treinta palabras, encierra una teología tan grande que tomarían muchos años y millones de palabras escribirla. Nos enseña que la grandiosidad de la Navidad no está en el intercambio de regalos, en los alimentos especiales y deliciosos, en los encuentros familiares, en las canciones navideñas que cantamos, en las obras caritativas o quizá en los abrazos y buenos deseos, sino en aquel instante cuando se consumó el plan de Dios de enviar a Su único Hijo a morir por la humanidad para salvarla de la muerte eterna. Aquella fría noche de invierno de hace más de dos mil años, el bebé de nombre “DIOS con nosotros” nacía como el resto de seres humanos: con la fecha de muerte marcada en Su frente. Las temperaturas bajas y una alta humedad dieron la bienvenida al Mesías, quien tuvo que ser acomodado en un pesebre de paja, dentro de un incómodo establo y rodeado por animales. Esque al venir como humano, el Hijo del Hombre debía someterse a las necesidades y sufrimientos instaurados para todos los hombres. Jesús debía venir despojado de todo lo divino, de lo celestial, de la deidad inherente a Su condición de Hijo del Eterno. DIOS creó este plan un instante después de la caída en el Edén, le puso fecha y lo llamó “Navidad”.

Hermanos, todos sabemos lo doloroso que es para un padre ver morir a un hijo. Y si Dios nos hizo a Su imagen y semejanza, entonces podemos deducir que Êl también sufrió desde cuando tomó esa decisión, hasta cuando Jesús finalmente expiró en la cruz. Y entre lo uno y lo otro pudo haber pasado muchísimo tiempo, no lo sabemos. El punto es que nosotros a través de la recordación correcta, podamos reconocer el sacrificio inmenso y terrible de Jesucristo pero también el de Su Padre, porque aún siendo los humanos culpables, cómplices y encubridores de la muerte de Jesús, DIOS derrama sobre nosotros cada mañana nuevas y maravillosas bendiciones, para hacernos bien, para favorecernos, pero sobre todo, para decirnos “Aquí estoy, ven a mis brazos, Yo te sostendré.”

DIOS debió haber llorado y mucho por lo que implicaba ese plan. Sin embargo, el Creador no tomó venganza en contra de nosotros por haber enviado al Calvario a Su Hijo sino que siendo Êl la fuente del amor más diáfano, infinito y eterno, nos amó y nos perdonó, y Sus lágrimas que cayeron sobre la tierra se transformaron en el rocío de los amaneceres, en las suaves lloviznas que refrescan nuestras almas pero también en los hijos con los que Êl ha bendecido nuestras vidas. Y como si esto fuera poco, el amor y la misericordia de Dios por nosotros se renuevan en cada amanecer. Jesús vio el ejemplo en Su Padre eterno, y de ese mismo amor y perdón inmensurables, es que vino a predicarnos. Por ello, bendita sea la Navidad.

Oración
«Amado Dios Todopoderoso, cuántas cosas grandes y maravillosas haces por nosotros. Ahora que se acerca la Navidad quiero pedirte Señor, que esta revelación que nos has dado en este día, no se aparte de mi memoria nunca jamás. Que recuerde siempre que la Navidad es la conmemoración del plan de salvación que Tu diseñaste para la humanidad, a través de la venida de Tu Hijo a la tierra como hombre, sin importar lo que eso significaba, el tener que sufrir y sentir dolor, pero también el morir como cualquier mortal, sin haber en Êl ninguna culpa ni pecado. Gracias por Tu plan de salvación Señor, a través del sacrificio de Tu único Hijo, porque si no fuera así, todos quienes hemos sido redimidos por la sangre preciosa de Jesús, y los que ya han partido de esta tierra, estaríamos irremediablemente perdidos para siempre, te doy las gracias nuevamente y oro humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén y amén.»


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Oseas 1- 4; Apocalipsis 1
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Primero lo Primero

Devocional para Hoy,
Viernes 8 de Diciembre, 2017

“Primero lo Primero”
Por: C.P. Hia
Editado por: CF Jara

Leer: 1 Juan 4:7-16
«Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina…» 1 Timoteo 4:16

Antes de empezar un viaje en avión, los empleados de las aerolíneas dan a los pasajeros las instrucciones de seguridad, entre ellas qué hacer en caso de que se despresurice la cabina. Ellos explican que una máscara caerá del compartimiento superior y que deben colocársela antes de ayudar a los demás. ¿Por qué? Porque, antes de que puedas ayudar a otra persona, tú mismo necesitas estar físicamente preparado.

Cuando Pablo le escribió a Timoteo, le enfatizó la importancia de que se mantuviera sano espiritualmente antes de ayudar y servir a los demás. El apóstol recordó a su discípulo sus numerosas responsabilidades como pastor: tenía que refutar falsas enseñanzas (1 Timoteo 4:1-5) y corregir doctrinas equivocadas (vv. 6-8). Pero, para cumplir bien con sus deberes, lo más importante tenía que ver con él mismo. Pablo insistió: «Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello» (v. 16). En primer lugar, debía cuidar su propia relación con el Señor, de tal forma que la doctrina de su prédica fuera la verdadera, para luego, poder ocuparse de los demás.

Esto mismo se aplica a nosotros en los tiempos actuales. Todos los días, nos encontramos con personas que no conocen al Señor y el propósito de nuestra vida es entregarles el mensaje de amor y perdón de Jesús. Por ello, después de oxigenarnos espiritualmente orando y estudiando la Palabra de Dios, el Espíritu Santo actuará en nosotros y nos cubrirá con el poder de Dios. Entonces estaremos bien preparados para ayudar a los demás. La vida del cristiano es la ventana por donde los demás pueden ver a Jesús.

Oración
«Amado Señor, gracias por alentarme con tu Palabra hoy. Que yo pueda estar sintonizado con Tu Santo Espíritu todo el tiempo de tal forma que la Palabra que yo comparta con aquellos que te conocen y especialmente con aquellos que no te conocen, sea la que Tú quieres entregar. Que el mensaje que sale de mi boca o de mis manos sea puro y verdadero, sin aumentar ni una coma ni quitar un punto, de tal forma que Tu santo nombre sea honrado y exaltado por aquellos que reciban tu mensaje, te lo pido humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén y amén.»


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Daniel 5- 7; 2 Juan
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Jesús Ama a Maysel


Devocional No, 1014 para Hoy,
Miércoles 6 de Diciembre, 2017.

“Jesús Ama a Maysel”
Por: Alison Kieda
Editado por: CF Jara

Leer: 1 Juan 4:7-16
«En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados». 1 Juan 4:9

Cuando Maysel era pequeña, cantaba delante de sus hermanas a su manera, una canción conocida: «Cristo ama a Maysel, pues la Biblia dice así». ¡Ellas se irritaban muchísimo al escuchar eso! Como hermanas mayores y ‘más sabias’, ellas sabían que las palabras eran «Cristo me ama, me ama a mí», no «a Maysel». Sin embargo, la pequeña insistía en cantarla a su manera. Ahora que todas han crecido en edad pero también en conocimiento de la Palabra, piensan que su hermana tuvo razón todo el tiempo. Es cierto; la Biblia le dice a Maysel, y a todos nosotros, que Jesús nos ama a todos pero también a cada uno, en forma personal.

Una y otra vez, leemos esta verdad en la Biblia. Toma, por ejemplo, los escritos del apóstol Juan, «aquel discípulo a quien Jesús amaba» (Juan 21:7, 20). En uno de los versículos más conocidos de la Biblia, Juan 3:16, él nos dice: «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna».

Juan reafirma ese mensaje de amor en 1 Juan 4:10: «En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados». Así como Juan sabía que Jesús lo amaba, nosotros también podemos tener esa seguridad: Jesús ciertamente nos ama. La Biblia lo dice así. Por ello, ante las tribulaciones y en los tiempos de angustia, podemos cantar con toda certeza, como la pequeña Maysel: «Cristo me ama, me ama a mí.»

Las circunstancias difíciles de la vida tienden a hacernos creer que el amor de Dios por nosotros ha disminuido, e incluso, se ha desvanecido. Pero la verdad es que el amor de Dios por Su creación es infinito, no tiene límites y es por siempre eterno. El sacrificio de Jesús en la cruz selló ese amor para siempre, y nada ni nadie nos podrá separar del amor de nuestro Padre Creador que es en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Oración
«Amado Dios, que preciosa e inspiradora historia la de esta niña. Cómo a pesar de que la quisieron impedir apropiarse de Tu amor por ella, finalmente dio una lección a sus hermanas, a mí y a muchos de los lectores de este devocional. Hoy nos enseñas que Tu amor por todos y cada uno de nosotros es eterno, inacabable e inmenso, hasta los confines de Tu creación, en dimensiones tales que nuestra mente finita y mortal es incapaz de entenderlo. Gracias por darnos Tu hijo amado Jesús y en ese regalo, depositar para siempre en la tierra la fuente inagotable del amor más puro, eterno y sublime, en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, oro, amén y amén.»

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Daniel 1- 2; 1 Juan 4
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Los Postreros serán los Primeros

Devocional para Hoy:
Lunes 4 de Diciembre, 2017.

“Los Postreros serán los Primeros”
Por: James Banks
Editado por: CF Jara

Leer: Marcos 9:33-37
«Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.» Mateo 23:12

Hace poco, un gran amigo me pidió que lo reemplazara en un viaje misionero, pues se sentía bien enfermo. Asentí con gusto, pero debido que era una compra de pasaje de ultimo momento, fui uno de los últimos en abordar un avión grande sin tener asignado el asiento. Encontré uno en el medio, junto al ala, pero el único compartimento vacío para mi maleta estaba en la última fila. Esto significaba que tendría que esperar que bajaran todos, antes de poder ir atrás a buscarla. Me reí mientras me sentaba, y me vino a la mente un pensamiento que parecía enviado por el Señor: «No te hará mal esperar un poco». Cuando aterrizamos, decidí disfrutar del tiempo extra, ayudando a otros pasajeros con el equipaje y colaborando con la limpieza. Me volví a reír cuando alguien pensó que trabajaba para la aerolínea.

Esa experiencia me hizo meditar en las palabras de Jesús a sus discípulos: «Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos» (Marcos 9:35). Yo esperé porque no tenía otra opción, pero en el reino al revés de Jesús, hay un lugar de reconocimiento especial para los que, voluntariamente, priorizan ocuparse de las necesidades de los demás. En este mundo acelerado, donde lo primero es el ‘yo’, Jesús nos recuerda que Êl «no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos» (Mateo 20:28).

Sirviendo a los demás servimos mejor a Jesús. Cuando más nos agachamos, más cerca de Él estamos. Cuanto más nos humillemos, mas seremos glorificados en Cristo. El llamado a servir como líder o ministro en el reino de Dios no es para que nos llenemos de orgullo y vanidad, ni para valernos de la posición para ofender a los hermanos, sino al contrario, para volvernos más humildes cada día, para llevar adelante nuestro llamado con excelencia y sencillez sin olvidarnos jamás que quien nos ha puesto allí no son nuestros dones o talentos sino la gracia de Dios.

Oración
«Amado Dios, cuántas veces en nuestras labores diarias debemos hacer fila y esperar nuestro turno, y cuántas de esas veces no hemos deseado tener la capacidad de saltarnos aquella línea de espera. Sin embargo Señor, hoy tú nos enseñas que los últimos serán los primeros, que Tú no viniste para ser servido ni para ser el primero, sino para servir. Tu ejemplo es nuestra inspiración, Tú te hiciste último, el menor de todos y hasta diste Tu vida por la humanidad. Más por aquello has sido exaltado hasta lo sumo y estás sentado a la diestra del Dios Todopoderoso. Señor, ayúdame a ver las necesidades de los demás primero antes que las mías, y ante eso, que pueda ser de bendición para alguien, que pueda servir yo primero a otros antes que esperar que los otros me sirvan, este es mi pedido humilde Señor en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén.»


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Ezequiel 40-41; 2 Pedro 3
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

El Discurso

Devocional No. 1012 para Hoy:
Viernes 1 de Diciembre, 2017.

“El Discurso”
Por: CF Jara

Leer: Lucas 6:20-49
« ¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?» Lucas 6:46

Corría el año 30 de nuestra era cuando Jesús empezó Su ministerio. La primera acción que el Maestro hizo fue buscar a Juan el Bautista para que lo bautizara. Después de ello se dirigió al desierto donde ayunó por 40 días, tiempo durante el cual, Jesús resistió las tentaciones del enemigo. Enseguida y por 3 años, empezó un amplísimo recorrido que incluiría todas las regiones de lo que hoy son los territorios de Israel. Durante esos recorridos hizo cientos de milagros, entre sanaciones, liberaciones y resucitaciones. Pero también enseñó la Palabra de Dios escrita en los rollos y que la conocemos hoy como el Antiguo Testamento; y por supuesto, nos predicó Su mensaje nuevo de amor y perdón, que se conoce hoy como el Nuevo Testamento. Entre esas enseñanzas está uno de Sus más famosos discursos: las Bienaventuranzas, que por su connotación y trasfondo, se lo puede calificar como el discurso público de Jesús para la reivindicación de los oprimidos. El Mesías habló en público en contra del poder político opresor de Roma pero también en contra del Sanedrín, el organismo eclesial y de gobierno del pueblo judío de ese entonces.

Pero Jesús no muere en la cruz por Su mensaje de amor y perdón sino por condenar a las élites del poder que mantenían en suma pobreza al pueblo humilde. Y si el Rabino viviera en estos tiempos, de seguro que Su prédica estaría centrada en condenar también la inmensa desigualdad social de los tiempos actuales en el mundo, producida por la majadera avaricia de lo que se conoce como la “Corporación América” y todas sus similitudes alrededor del mundo. Los personajes objeto de estas condenas serían los ricos y millonarios de nuestro tiempo, así como TODOS los presidentes y líderes políticos, líderes militares y corporativos de todas, -léase bien- de TODAS las instituciones donde la primacía del capital está por encima del ser humano y del bien social y común. Y por supuesto, creo que también incluiría a los líderes de la iglesia mundial, tanto la falsa pero también la que se identifica como Sus seguidores. Y por este lado, el juicio también sería implacable.

En primer lugar, el Señor no entraría a ninguna de las “mega-iglesias” por fastuosas o famosas que éstas sean. Y no porque éstas impliquen necesariamente algún tipo de apostasía, sino porque Jesús no las reconocería, simplemente porque Êl mismo no construyó o mandó a construir una. Se quedaría en el parqueadero y allí predicaría, sanaría enfermos y libertaría cautivos. Donde sí entraría, sería en las casas donde los Suyos se reúnen para estudiar Su palabra. Se sentaría entre ellos, oraría con ellos, lloraría con ellos pero también compartiría los alimentos que los hermanos han preparado, porque compartiendo, ellos recuerdan lo que Êl nos mandó a recordar, Su muerte, pero también, Su promesa de que vendrá a recoger a Su pueblo. Qué triste que hoy en día la recordación de la comunión se la hace solo en pocas iglesias, en la mayoría o se hace una vez al mes, una vez al año o ya la olvidaron Y dicen ser “Cristocéntricos”.

Jesús se iría a caminar con los inmigrantes, cruzaría con ellos los desiertos, los mares, los muros, recogería en sus brazos a los que mueren en la travesía. Se pararía al lado de los que mendigan en las calles y dormiría junto con los que duermen allí; se recluiría en las celdas junto con los condenados; pasaría días enteros visitando a los enfermos en los hospitales y casas y buscaría a los que dejaron de ir a la iglesia, para llorar con ellos. Llevaría comida a los que no tienen que comer y tendría compasión de los adictos, prostitutas, ladrones, homosexuales, y todo aquel que ha sido rechazado por la “sociedad” que por tanta injustica que comete debería llamarse más bien “suciedad”.

Jesús haría todo eso en lugar de vestirse con trajes finos, sembrar relojes caros, ir en automóviles de lujo o en aviones privados, o pedir dinero por predicar la Palabra. Andaría libre, sin guardaespaldas ni asistentes que le abran las puertas o le lleven la Biblia o la maleta. Exigiría que le llamemos Jesús, así de simple, nada de máster, doctor, apóstol, eminencia, líder, capitán, o títulos de vanagloria inventados por el hombre para llenar los egos de los que en lugar de ir a predicar a las naciones, predican bien peinados, desde la comodidad de los altares de iglesias con aire acondicionado, con sistemas de audio y video de última generación y con grupos de adoración, coros y cantantes que cantan pensando en si le salió bien el ‘staccato’ en lugar de adorar en espíritu y en verdad. Iglesias tan grandes que tienen cien ministerios y cincuenta ‘pastores recursos’ que no pastorean a nadie. Precisamente por ello, el promedio de estadía de los creyentes en estas iglesias es solo de tres años y algo más, luego de lo cual se van pues nadie les pastorea. El que tenga oídos, que oiga.

Y así como se molestaron con Jesús por Su mensaje, habrá quienes se molesten conmigo, y me evitarán o me saludarán burlonamente. Más sé que mi propósito no es agradar a ningún hombre sino al Dios Altísimo. Y para agradar al Señor, debemos hacer como hizo Jesús, amar a Dios por encima de todas las cosas; amar a mi prójimo por encima de mis propias necesidades y predicar la Palabra de verdad, llamando a las cosas por su nombre, es decir, a lo bueno, bueno y a lo malo, malo, aunque eso me cueste la vida.

Oración
Amado Dios, hoy mi oración es para pedirte que me des más amor por el prójimo, porque esa es la única manera de servirte con sinceridad, sin ningún afán de fama o de figurar, porque no se trata de mi, Señor, sino siempre de Ti, amado Jesús. Lléname de Tu amor inefable, te lo ruego, de tal forma que yo nunca me olvide que yo no soy el centro de mi vida sino Tú, la razón de todo mi existir. Desbórdarme de Tu amor de tal manera que nada de lo que hagan en contra mía me toque, me ofenda o me duela, sino que al contrario, recuerde cada día que Tú me añades vida cada mañana para servirte a través de servir a otros, sin hacer acepción de nadie. Permite Señor que Tu santo Nombre sea exaltado siempre por mi boca, te lo ruego humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén.


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Ezequiel 33-34; 1 Pedro 5
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Nuestro Poderoso DIOS

Devocional No. 1011 para Hoy:
Miércoles 29 de Noviembre, 2017.

“Nuestro Poderoso DIOS”
Por: Amy Boucher Pye

Leer: Amós 4:12-13
«… el que forma los montes, y crea el viento […] el Señor Dios de los ejércitos es su nombre.» Amós 4:13

Un día, junto al mar, me deleité mirando a unos kite-surfistas mientras rebotaban por el agua, movidos por la fuerza del viento. Cuando uno llegó a la costa, le pregunté si la experiencia era tan difícil como parecía. «No —me contestó—. En realidad, es más fácil que surfear, porque se aprovecha el poder del viento».

Más tarde, mientras caminaba junto al mar, pensando en la capacidad del viento no solo de impulsar a los surfistas sino también de alborotarme el cabello, me detuve a meditar en nuestro Dios el Creador. Como vemos en el libro de Amós, del Antiguo Testamento, «el que forma los montes, y crea el viento» puede hacer «de las tinieblas mañana» (4:13).

A través de Su profeta, el Señor le recordó a Su pueblo Su poder, al llamarlo a volver a Êl. Como no le habían obedecido, dijo que se les revelaría (v. 13). Aunque vemos Su juicio aquí, otras partes de la Biblia nos muestran Su amor sacrificado al enviar a su Hijo para salvarnos (ver Juan 3:16).

El poder del viento en este día ventoso en el sur de Inglaterra me recordó la absoluta inmensidad del Señor. Si sientes el viento hoy, ¿por qué no te detienes y meditas en nuestro Dios todo poderoso? A través de su amor, Dios creó el mundo. ¡Alábalo!

Oración
Amado Señor Jesús, gracias por Tu creación y por todas las cosas que pusiste en ella. Gracias por el aire, el agua, los mares, las montañas, los polos, las selvas, los desiertos, los volcanes, etc. Gracias por el oxígeno sin el cual no podríamos vivir, así como el fuego, el agua y la misma tierra de donde obtenemos nuestros alimentos. Hay muchas cosas malas, dolorosas e injustas que suceden en estos tiempos y que no comprendemos; cosas que quieren negar la belleza y el poder de todo lo que creaste, incluyendo la vida. Mas en Tus brazos poderosos obtenemos el descanso para el alma, en Tus promesas eternas nos regocijamos, y en Tu amor inacabable nos renovamos cada mañana. Ayúdanos a confiar diariamente en Ti Señor, bendigo Tu santo nombre a esta hora, en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén.
(CF Jara).

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Ezequiel 33-34; 1 Pedro 5
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

¿Necesitas un milagro?

Devocional No. 1010 para Hoy.
Lunes 27 de Noviembre, 2017.

“¿Necesitas un milagro?”
Por: CF Jara

Leer: Marcos 5:24-34
«…Cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto. Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.» Marcos 5:27-28

La mujer se abría paso con dificultad por entre la gran multitud que rodeaba y apretaba a Jesús y a Sus discípulos y la gente que usualmente caminaban con Êl. El Maestro venía del otro lado del lago de Galilea, después de liberar al endemoniado de Gadara, Y a pesar de que las actividades de las últimas semanas se habían multiplicado, el Rabino continuaba incansable tratando de prodigar alivio a la inmensa cantidad de enfermos y atribulados que venían a Su encuentro. La mujer –de la cual la Biblia no menciona su nombre– sufría del flujo menstrual permanente por los últimos doce años. La tradición judía declaraba “impura” a una mujer con el período. Por ello, la mujer de la historia había sido “impura” por todo ese tiempo, lo que la sumió en un profundo sufrimiento. Pero cuando ella supo que Jesús llegaba al pueblo, un pensamiento se implantó en su mente: “Si tan solo tocara el borde de Su manto, seré salva.” Aquella mañana salió de su casa decidida a buscar al Maestro, llegar hasta Êl y tocar aunque sea, el borde de Su vestidura. Tal era la fe de ella, que a pesar de su condición, salió a buscar su milagro. Efectivamente, cuando llegó a donde estaba Jesús, no dudó un momento, y luchando a empujones con quienes se ponía en su camino, llegó hasta el Mesías y tocó Su manto, y en ese mismo instante, el flujo de sangre paró. Su fe y resolución hicieron posible el milagro. Y ella se salvó.

Lo que hizo la mujer de esta historia, resume en dos los elementos que necesitamos para recibir nuestro milagro: Fe y Resolución para salir a buscar nuestro milagro. No es aventurado decir que TODOS los seres humanos, incluidos los cristianos, necesitamos de por lo menos un milagro en nuestras vidas, sea para recuperar la salud, para salvar el matrimonio, para encontrar un empleo justo y bien remunerado, para recuperar a un hijo de las drogas, del homosexualismo; para ser libertados de un vicio, para superar un problema financiero grave, para conseguir los documentos migratorios, etc., etc.

Pero en muchos de nosotros la fe está pero reina la impasividad, es decir, nos quedamos sentados en casa esperando que el milagro toque nuestra puerta. Mas la reflexión bíblica de hoy nos quiere enseñar que es necesario que para que la montaña se mueva, para que el gigante se caiga, para que faraón sea vencido, para que la lluvia temprana y tardía llegue, para que el milagro se dé, tenemos que levantarnos para ir en pos de las promesas dadas por nuestro Creador.

Es muy seguro que en nuestra búsqueda tendremos que enfrentar muchos obstáculos, algunos de ellos parecerán como imposibles de superar; pero la fe en Cristo Jesús siempre nos recuerda Sus promesas, las mismas que potencian nuestra decisión de empuñar nuestras armas espirituales, y decididos a dar pelea y con la mirada puesta en el Cordero santo, salir a buscar nuestra victoria, nuestro milagro. El triunfo está asegurado porque a la final de todo, quien pelea la batalla por nosotros es Aquel que nunca ha perdido una. Su nombre es el Inmortal e Invencible Jesús de Nazareth. Te pregunto: ¿necesitas un milagro? Pues llénate de fe y sal a buscarlo.

Oración
Señor gracias te doy por este fin de semana, por la vida, la salud, la provisión, la sabiduría y el amor de los míos. Gracia por esta enseñanza, donde me dejas saber que es necesario que yo luche por mi milagro, porque tener fe no es suficiente, sino que necesito levantarme en esa fe para salir a buscar mi milagro, confiado en que Tú pelearás la batalla por mí. Dice Tu Palabra que Tú das conforme a la fe de los que te aman. Dame la fortaleza necesaria Señor, para en Tu nombre levantarme y salir en busca del milagro que necesito en mi vida, que Tú conoces Señor y que solo Tú lo puedes hacer posible porque Tú eres el Dios de los imposibles, el Dios que nunca ha perdido una batalla, te lo pido humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén
.

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Ezequiel 27-29; 1 Pedro 3
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Dad Gracias por Todo y por Siempre

Devocional para Hoy, No. 1009
Miércoles 22 de Noviembre, 2017.

“Dad Gracias por Todo y por Siempre”
Por: CF Jara

Leer: Salmo 100
«Dad gracias a DIOS, porque Êl es bueno y para siempre son Su misericordias.» Salmo 107:1

Estando Jesús en la mitad de Su tercer año de ministerio, iba camino a Jerusalén; acaba de pasar por la región localizada entre Samaria y Galilea, y al entrar en una de las tantas aldeas del camino, escuchó los llamados de un grupo de diez leprosos que lo habían visto y se habían parado un poco alejados del camino. Éstos, levantando sus voces y agitando sus brazos le decían: «Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros.» Jesús entonces tornó su mirada a ellos y les contestó: «Id, mostraos a los sacerdotes.» El apóstol Lucas continúa su relato diciendo que aquellos leprosos, obedeciendo a Jesús, emprendieron el camino, y mientras iban, comenzaron a ser sanados. Pero de los diez, solo uno que, dando la gloria a Dios en medio de brincos de júbilo, regresó a buscar a su Sanador. Y cuando encontró al Maestro, se postró a Sus pies hasta el polvo mientras incansable le daba las gracias por tan extraordinario prodigio.

Antes de ser redimidos por el Cordero santo, todos fuimos leprosos, nuestra carne se caía a pedazos y nuestros cuerpos hedían a pecado y podredumbre. No había esperanza en nuestras vidas, todos nos habían abandonado y la muerte era nuestra única opción. Más Jesús escuchó nuestro clamor y le plació dar toda Su sangre por nuestra sanación. Y aquí estamos, con familia o solos; con trabajo o desempleados; prósperos o llenos de deudas; con salud o desahuciados; amados o despreciados; jóvenes o avejentados, lo que sea, pero aquí estamos, llenos de esperanza en Sus promesas que nos permiten continuar nuestro camino cada día, hasta cuando el Señor lo quiera.

¿Cuántos de los que decimos ser Cristianos nos acordamos cada día de todo lo que el Señor ha hecho por nosotros? ¿Nos postramos hasta el piso buscando a nuestro Benefactor para darle las gracias? O ¿hacemos como los otros nueve leprosos de la historia, que aún viendo que somos bendecidos, nos olvidamos de Aquel de quien viene nuestra sanación?

En esta semana de celebración de Acción de Gracias, volvamos por el camino del bien que nuestro Salvador nos ha dado y postrémonos hasta el piso para reconocer que nuestra salvación viene de Êl; Démosle gracias por habernos librado de la muerte, del vicio, de la desesperanza, la enfermedad, la pobreza, la miseria y de todo tipo de cadenas y condenas materiales y espirituales, y bendigamos Su santo nombre porque nuestra sanación se origina en Su sacrificio eterno y por tantas y tantas y tantas bendiciones que aún sin merecernos, Êl nos regala cada amanecer.

Oración
Amado Señor Jesús, mi Señor y mi Salvador, gracias te quiero dar hoy Señor por todo lo que has hecho por mí, por todo lo que me das cada día y por todos los planes de bendición que tienes para mí. Gracias por haberme rescatado con Tu sangre bendita. De no ser por Tu inmenso amor por mí, hoy no estaría aquí escribiendo este mensaje, sino estaría quizá desquiciado en algún sanatorio mental, condenado en alguna cárcel despiadada, o enterrado en algún cementerio olvidado. Sin Ti, nada soy, nada tengo, nada valgo, no voy a ninguna parte. Contigo, tengo la vida completa. Que pueda yo mi Señor, vivir de rodillas y postrado hasta el polvo, dándote las gracias por todo, y por siempre, te lo pido humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén.

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Ezequiel 18-19; Santiago 4
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

La Teoría del Balance Universal de la Cruz

Devocional para Hoy.
Lunes 20 de Noviembre, 2017.

“La Teoría del Balance Universal en la Cruz”
Por: CF Jara

Leer: 2 Pedro 3:17
«Por tanto, amados, sabiendo esto de antemano, estad en guardia, no sea que arrastrados por el error de hombres libertinos, caigáis de vuestra firmeza;»


La ignominia se ha levantado sobre toda la creación de Dios. El pecado y la maldad se han esparcido de tal forma, que parecería que lo perverso es lo normal mientras que lo piadoso es lo raro, lo anormal. El pensamiento egoísta, egocéntrico y narcisista de millones de hombres y mujeres, provoca cada día enfrentamientos vanos e innecesarios entre seres humanos que derivan en consecuencias de toda gama, desde los leves hasta incluso la muerte de los confrontados. Pero los que tenemos a Cristo como nuestro Señor y Salvador, debemos mantener nítido nuestro testimonio cristiano, sabiendo qué hacer cuando las acciones de otros afectan nuestras vidas. Este es un estudio que pretende explicar el mecanismo espiritual del por qué debemos guardar ese testimonio.

Cuando alguien dice o hace algo en contra tuya que te produce dolor o sufrimiento, aquel ha alterado su balance o equilibrio universal, y está en peligro de caer. Por ello, cuando te hagan cosas inentendibles, fuera de lo normal, inesperadas y que te duelen, es necesario que mantengas tu punto de equilibrio o balance. ¿Cómo hacer eso? sin perder la calma, la compostura, la ecuanimidad, la sabiduría. Es decir, cuando alguien te grita, insulta o hace algo en contra tuya, como decir chismes o injurias, aquel perdió el equilibrio, se desbalanceó; y cuando algo o alguien pierde el balance, caerá inevitablemente.
El punto es que, si respondemos igual, entonces también vamos a caer. En situaciones como esas, quien prevalece es aquel que no pierde el balance; quien gana es el que mantiene el equilibrio; quien verá un nuevo día es el que mantuvo su balance. Por ello, la teoría de la venganza o derecho a la respuesta se caerá siempre porque si hago justicia con mi mano o con mi boca, igual voy a caer como aquel que me ofendió. Caeremos los dos. No habrá un justo.

Por ello, ser sabios estriba en el hecho de no perder nuestro balance jamás ante ninguna circunstancia, pues ante las diferentes circunstancias, no debemos ni juzgar ni condenar a nadie, porque aquel que nos ofendió caerá inevitablemente por su propio desbalance. Pero también caerás tú inevitablemente si respondes a tu ofensor o si ofendes y causas dolor en alguien. Lo grave es que cuando alguien cae, no cae hacia arriba, o hacia un lado, no, cae es abajo, y no al piso, pues estamos hablando de leyes espirituales. Y ‘abajo’ espiritualmente hablando es el infierno.

Ahora, ¿Qué restituye el balance en la vida de las personas? El perdón de las dos vías, recuerda: Dos Vías. La una vía es pedir perdón a quien ofendiste y/o perdonar a quien te ofendió. Esta es la vía que va hacia arriba y viene de arriba; te levantará de tu caída, te sacará de las fauces del Hades. La segunda vía, es perdonarte a ti mismo. Esta vía es horizontal, de ida y venida, y te permitirá, libre de culpa y condenación, moverte libremente en la dimensión material para ir a recoger tus bendiciones. ¿Pudiste ver la figura de la cruz en esta teoría? Pues eso no te lo reveló hombre, sino mi Padre que está en los cielos.

El perdón de las dos vías te devolverá el balance, estarás otra vez en equilibrio, extremadamente necesario para seguir caminando por esta delgada línea que separa la vida y la muerte. Que tengas un día lleno del balance que solo la cruz de Cristo nos puede dar.

Oración
Amado Padre celestial, que hermoso es estudiar Tu Palabra, pero más hermoso todavía es recibir las enseñanzas y revelaciones del Espíritu Santo en esas lecturas y estudio de Tu Libro. Cuánto bien nos hace. Tus edictos son como la refrescante brisa de los amaneceres, Tu amor inmensurable se manifiesta en los versículos, pasajes y libros y penetra a nuestra alma hasta las coyunturas de los huesos, trayendo sanidad y alivio a nuestras dolencias, regeneración para los órganos afectados por la enfermedad y vida nueva a toda nuestra mente y cuerpo. Gracias te doy Señor por dejarme saber lo inmensamente negativo que es el responder a las manifestaciones de desamor y odio, cuan peligroso es dejarnos arrastrar por pasiones que no vienen de Ti, y cuan negativo puede ser para nuestro testimonio, el envolvernos en disputas inútiles y carnales. Guíame Tú Espíritu Santo, que yo pueda ser un digno representante del sacrifico imperecedero de Jesús, para que yo pueda guardar mi integridad en Cristo, te lo pido humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén
.

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Ezequiel 14-15; Santiago 2
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Servir y ser servido

Devocional para Hoy
Viernes 17 de Noviembre, 2017.

“Servir y ser servido”
Por: Cindy Hess Kasper
Editado por: CF Jara

Leer: Filipenses 4:10-19
«Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.» Filipenses 4:19

Marilín, una hermana de nuestra iglesia, estaba muy enferma desde hace algunas semanas, y muchos de los miembros la habían estado animando en esos tiempos difíciles. Ante la muestra de todo ese cariño y solidaridad, Marilín pensaba preocupada: ¿Cómo podré compensarlos por su amabilidad? Entonces, un día, leyó: «Ora para que los demás desarrollen humildad, lo cual no solo les permita servir, sino también ser servidos». De repente, Marilín se dio cuenta de que no hacía falta equilibrar ninguna balanza, sino simplemente dar gracias y permitir que los demás experimentaran el gozo de servir.

En Filipenses 4, el apóstol Pablo expresó su gratitud por todos aquellos que participaban con él en sus dificultades (v. 14). Él dependía del sostén de los demás para predicar el evangelio. Entendía que las ofrendas que recibía cuando pasaba necesidad eran simplemente una extensión del amor de las personas por Dios; sus ofrendas eran «olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios» (v. 18). Pablo escribe a continuación algo que aprendió durante su vida de pruebas: «Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta» (v. 19). Él vio que Dios es fiel y Su provisión para nosotros no tiene límite.

Así como el apóstol Pablo, cientos de aquellos que servimos en el reino dependemos de las donaciones y ofrendas de nuestros familiares, amigos y hermanos en la fe. Y muchas veces, a pesar de la necesidad, nos contenemos de pedir ayuda financiera quizás por orgullo o quizás por no estar acostumbrados a ello, especialmente cuando la tendencia ha sido de primero ayudar a otros. Mas con humildad podemos dejar que Dios cuide de nosotros mediante diversas maneras cuando necesitamos ayuda. Recibir con gusto y aprecio las muestras de cariño, solidaridad y soporte, es la mejor forma de incentivar a otros a volverse dadores permanentes y de ser bendecidos doblemente.

Oración
Dios amado, gracias te doy por este mensaje donde nos dejas ver cuán importante es recibir el amor y la solidaridad de nuestra familia extendida en la fe. El amor a Ti y a nuestro prójimo están en los genes mismos del cristianismo y es lo que ha hecho prevalecer Tu iglesia a través de los milenios. Gracias por enseñarnos que dar, compartir, ayudar, son los testimonios de un corazón que te ama de verdad. Pero también gracias por enseñarnos a tener un corazón agradecido, a no despreciar ninguna mano extendida, porque cuando la mano se abre para dar, es cuando recibe las bendiciones abundantes, remecidas y justas que vienen de Tu riquezas en gloria. Te ruego que nunca olvide el mantener vivo el ciclo de la vida de dar-recibir-dar, en forma constante y permanente, te lo pido humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén.


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Ezequiel 5-7; Hebreos 12
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Pide, y se te dará

Devocional para Hoy.
Miércoles 15 de Noviembre, 2017.

“Pide, y se te dará.”
Por: David C. McCasland
Editado por: CF Jara

Leer: Lucas 11:5-13
«Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan? » Lucas 11:13

En Octubre de 1915 durante la Primera Guerra Mundial, Oswald Chambers llegó a un centro de capacitación militar cerca de El Cairo, en Egipto, para servir como capellán de la Asociación Cristiana de Jóvenes entre los soldados británicos. Una noche, 400 hombres llenaron la tienda para escuchar su sermón titulado: « ¿Para qué sirve la oración?». Más tarde, cuando habló en forma individual con hombres que intentaban encontrar a Dios en medio de la guerra, Oswald citó muchas veces Lucas 11:13: «Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?». Días más tarde, Chambers falleció inesperadamente de una ruptura de apéndice. Para honrarlo, un soldado compró una escultura de mármol de la Biblia con el mensaje de Lucas 11:13 y lo colocó junto a su tumba: «¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?». La Palabra que llevó Chambers a aquellos soldados sin duda tocó vidas.

La gracia de Dios nos da como regalo Su amor, perdón, esperanza y Su presencia poderosa en nuestra vida a través del Espíritu Santo, quien entra a morar en nosotros cuando aceptamos a Jesús como nuestro Salvador. Este regalo maravilloso de Dios está a nuestro alcance siempre, solo necesitamos pedirlo: «Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá» (v. 10). Y el Espíritu Santo del Dios Todopoderoso vendrá presto para socorrernos, guiarnos, redargüirnos, y revelarnos las cosas grandes y maravillosas que están reservadas solo para aquellos que buscan a Dios en Espíritu y en verdad.

Nuestro Padre celestial quiere lo mejor para nosotros, pero entiéndase la palabra “mejor” no como una prosperidad abundante de posesiones materiales, de éxitos personales y de tiempos extendidos de alegrías imperecederas, no, sino como Su paz y gozo inefables para disfrutar de los buenos tiempos pero también para atravesar en medio de las aguas embravecidas, seguros de que Êl nos tiene asidos de Su mano portentosa y nos llevará a la orilla a buen recaudo, siempre, hasta el fin.

Oración
Amado Padre celestial, esta mañana elevo mi canto de agradecimiento a Tu gracia infinita, gracias por Tu amor, por Tu cuidado y por Tu provisión. Gracias por todas las cosas que me alegran el alma, pero también gracias por los momentos difíciles, por las experiencias que no entiendo, que duelen, que dejan marca. Gracias porque en ellas menguará mi orgullo y crecerá Tu plan para mi vida. Bendice Señor te lo pido, a todos aquellos que me hacen mal, porque sé que Tu lo permites para que yo enmiende mi camino, no me olvide de Ti y aprenda a depender cada día mas de Tu Espíritu Santo, te lo pido humildemente en el nombre de Tu Hijo Yeshua HaMashiaj, amén.


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Ezequiel 1-2; Hebreos 11:1-19
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

Ministerios Cristianos Mundiales
"Îshu-nejar, Jesús, la Luz del mundo"

Yo Soy

Devocional para Hoy.
Lunes 13 de Noviembre, 2017.

“Yo Soy”
Por: CF Jara

Leer: Lucas 6:1-11
«…Y les decía: El Hijo del Hombre es Señor aún del día de reposo.» Lucas 6:5

Corría aproximadamente el año 32 d.C. cuando Jesús, seguido por una gran cantidad de gente a quienes los escritores de los Evangelios llaman “discípulos”, cruzaba cerca de unos campos sembrados. Era el tiempo justo antes de que el Maestro escogiera de entre esa multitud a doce hombres para que sean Sus discípulos más cercanos y así mismo eran unos días antes del discurso más conocido del Rabino: “Las Bienaventuranzas”. Aquellos hombres y mujeres que lo seguían, tenían hambre y empezaron a arrancar las espigas de los sembríos y a comerlas. Mientras muy de cerca, fariseos enviados por el Sanedrín los perseguían para cerciorarse de lo que este hombre y sus seguidores hacían y decían. Y aquel día era un Sábado, o Sabbat, y ante los ojos de los fariseos, Jesús y la multitud estaban rompiendo la ley de Moisés al hacer un trabajo en el día de reposo; y como Jesús era el líder de aquella muchedumbre, era el responsable. Entonces, los fariseos se acercaron a Jesús y le recriminaron por dejar a la gente romper el Sabbat. Mas Jesús, mirándolos a los ojos, les contestó citando una historia parecida del rey David, les hizo reflexionar que la vida está por encima de la ley y finalmente les dijo: “Yo soy el Sabbat”.

Tres mil años atrás, Dios le había entregado las Tablas de Su Ley o los Diez Mandamientos a Moisés. Y el hombre –como en todo– en lugar de obedecerlas, las ha tergiversado, ordenado a su conveniencia, alterado, aumentado y disminuido. Para los tiempos de Jesús habían 613 leyes adicionales, entre ellas la de la circuncisión, del día de reposo y las fiestas, del Talión, etc., etc. El pueblo de Israel estaba aplastado bajo esas leyes y el Hijo del Hombre vino para liberarlos de su pesada carga. Les dio un nuevo mandamiento, uno solo, que estaba por encima de todas aquellas centenas de leyes: «Ama a Dios con todo tu corazón, con toda tu mente, con todo tu espíritu y por encima de todas las cosas y ama a tu prójimo como a ti mismo.»

La clase de amor que Jesús predicó es uno cuyo principal fruto es el perdón. Y el perdón genera amor, y el amor, perdón. Y Jesús no solo habló, sino que lo consumó. Se dio en sacrificio eterno de amor por toda la humanidad. Y por ese sacrificio de sangre Êl nos libró de vivir bajo el yugo de la ley. Y cuando resucitó, nos dio la opción de vivir bajo Su gracia. En Su resurrección cumplió todas las leyes para que los que vivimos en Êl ya no vivamos bajo la ley, que genera juicio, condena y muerte sino para vivir bajo Su gracia, que genera amor y perdón, salvación, redención y vida eterna. La salvación que Jesús nos dio cumple la ley del día de reposo; el sacrificio del Cordero Santo satisface mi derecho al ojo por ojo y diente por diente contra alguien que me ha hecho mal; Cuando acepté a Cristo Jesús en mi vida, fui circuncidado espiritualmente con el sello del Espíritu Santo, quien pasó a morar en mi corazón para siempre.

El vivir bajo la ley nos hace legalistas, materialistas, carnales, odiadores, egoístas, limitados, finitos, religiosos, mortales, etc., además de que ni la observancia de todas aquellas 613 leyes nos aseguran la vida eterna. Solo el vivir bajo la gracia de nuestro Salvador Cristo Jesús transforma por completo nuestro cuerpo (carne) y nuestra mente (alma) con una clase de transformación tan poderosa que convierte a ladrones, borrachos, drogadictos, adúlteros, fornicarios, mentirosos, sinvergüenzas, pendencieros, envidiosos, idólatras, depravados, ambiciosos, avaros, etc., en seres humanos que se esfuerzan por practicar el bien, gracias al amor que recibimos al ser redimidos y por el perdón constante que nos es ofrecido por la gracia de Aquel por quien TODAS las cosas fueron hechas, Aquel que es el autor y consumados de nuestras vidas, Aquel que es el principio y el fin, el alfa y la omega, nuestro Sabbat, nuestro Justiciero, nuestra fiesta, nuestra alegría.

Oración
Amado Padre celestial, gracias te doy mi Dios, por la salvación, por la redención, por la esperanza, por el amor y el perdón constantes con que bendices mi vida cada día. Gracias a Tu gracia es que vivo, camino, trabajo, amo, predico Tu Palabra, respiro, disfruto tanto de los días soleados como de aquellos donde las tempestades oscurecen mis horizontes. Gracias sobre todo, por habernos enviado a tu Hijo amado, para que a través de Su sacrifico único, inmortal e inigualado, la humanidad perdida haya recibido la gracia para convertirse en Tu Pueblo. A los Tuyos fuiste y ellos no te recibieron. Oramos por ellos en esta mañana para que tengas misericordia, mi Señor, y sigas enviando Tus señales y prodigios para que cada día mas de ellos y también de los otros pueblos y naciones Señor, te puedan ver y te reciban como su Señor y Salvador, porque solo Tú Señor, eres la esperanza de vida eterna, en el nombre de Yeshua HaMashiaj, amén.

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Jeremías 51–52; Hebreos 8
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/

El Cristianismo

Devocional para Hoy.
Viernes 10 de Noviembre, 2017.

“El Cristianismo”
Por: CF Jara

Leer: Hechos 11:26
«Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía.…» Hechos 11:26

Dos mil años después de la crucifixión y muerte de Jesús, aún existe controversia acerca de lo que significa la palabra “Cristiano” y de sobre quiénes son los cristianos. Como una contribución que ayude a aclarar estas confusiones, hoy comparto este pequeño estudio que ha sido un desafío debido a las restricciones del espacio propio de un Devocional.

En primer lugar término “Cristiano” significa “seguidor de Cristo” y viene del griego antiguo “Χριστός, Christós [Cristo]” que a su vez es la traducción del hebreo “מָשִׁיחַ, Māšîaḥ [Mesías]” que significa “UNGIDO”. El término “Cristianos” fue usado por primera vez en Antioquía, alrededor del año 46 d.C., para identificar a los seguidores de Jesús, debido a que luego de Su crucifixión y muerte, se le comenzó a llamar “el Cristo”, que como ya dijimos más arriba, se traduce como “el Ungido”. Por ello, la forma apropiada para referirse al Jesús hombre con Su ministerio terrenal es “Jesús”, mas el término apropiado para referirse al Hijo de Dios inmolado y resucitado al tercer día de Su deceso, es “Jesucristo”.

Es necesario aclarar lo que ciertas corrientes aseveran que el término “Cristiano” fue inventado por alguien en esa ciudad para referirse en forma despectiva a los seguidores de Jesucristo. Sin embargo, la frase original «se les llamó» en griego es ‘χρηματισμός, Chrématismos’ significa “dar una respuesta divina o admonición; enseñar desde el cielo” lo cual nos prueba que la palabra “Cristiano” fue creada por el mismo Dios Todopoderoso para llamar así a los que aman a Su Hijo.

En segundo lugar está el conflicto tan grande pero inútil que muchos creyentes hacen acerca de las traducciones del nombre original de Jesús, que en el hebreo antiguo es “Yeshua”. Los nombres de la mayoría de los hispanos que vivimos en un país angloparlante son difíciles de pronunciar para los nativos y es normal oír nuestro nombre pronunciado de las más diversas maneras. Sin embargo y aunque me llamen diferente yo sigo siendo el mismo. Así mismo es con Jesús, Yeshua, Josué, Yehoshua, Jesu, Jesus, Joshua, Îsa, Yesu, etc. No olvidar tampoco que en Su pesebre, el ángel llamó a Jesús “Emmanuel”, entre muchos otros nombres que han sido entregados en propiedad al Hijo de Dios, el Salvador del mundo.

En tercer lugar, los cristianos necesitamos conocer lo que significa el origen judío de Jesús. En la actualidad, la gente se refiere a todos los nativos de Israel como “judíos” lo cual no necesariamente es correcto, pues judíos son aquellos que profesan la religión basada en lo que dice principalmente el Tanaj (Biblia Hebrea o Antiguo Testamento) y que requiere de la práctica de un conjunto de costumbres y tradiciones a través de las cuales resguardan su nacionalidad, tradición, cultura, y religión. El gentilicio para todos quienes nacen en Israel es “israelita”, pues el nacer en Israel no los hace automáticamente “judíos”. De los que nacen allí, algunos son de raza hebrea y otros de diferentes razas y etnias. Algunos profesan la religión judía, mientras que otros son cristianos, musulmanes, ateos, católicos, etc. Luego el término judío en los tiempos modernos se refiere a aquel que profesa esa fe, como cuando nos referimos a un cristiano, budista, musulmán, católico, etc., siempre en torno a la fe, no a la raza y/o nacionalidad.

Al principio de la historia del pueblo israelita, la Biblia se refiere a ellos como los “Hebreos”. Es un error afirmar que Abraham, los Patriarcas de Israel, o Moisés fueron “Judíos”. En el tiempo de Jesús, el término “judío” se refería a los descendientes de la tribu de “Judá”, quienes habitaban en la región de “Judea” y practicaban el “judaísmo” NO como una religión sino como un conjunto de costumbres y tradiciones que realzaban su origen, cultura y religión. Dicha práctica nació en los cautiverios y en las diásporas que sufrió Israel, como una estrategia para preservar su nación ante las arremetidas de prácticas, costumbres y tradiciones de los babilónicos y de otras culturas. En la cautividad surgieron las instituciones que dieron cuerpo al judaísmo y la Tradición Oral, que derivó en el Talmud; los grupos fariseos y saduceos, entre otros y la Sinagoga, para preservar el culto a Jehová, debido a la desaparición del Templo. Entonces, el judaísmo como religión se origina en la práctica de aquellas costumbres y tradiciones del pueblo Hebreo durante sus exilios tanto antes del tiempo de Jesús como en los tiempos modernos.

Habiendo Jesús nacido de madre judía, siendo descendiente del linaje de David y vivido en los territorios donde se asentaba el pueblo judío, entonces Él fue judío, y como tal, fue presentado en el Templo y circuncidado, guardó el sábado y los demás días de reposo conforme a la Ley de Moisés y concurrió al Templo siguiendo lo prescrito en la Tanaj. Más Jesús no practicó la religión nacida en el exilio y basada en la tradición, sino que al contrario y como lo vemos en la Biblia, Êl rechazó abiertamente las tradiciones de la religión judía a tal punto que con Su discurso cuestionó a la institución religiosa del Sanedrín y sus prácticas llenas de religiosidad, sin compasión. De hecho, son estos personajes los que urden el complot contra Êl, lo acusan de sedición contra la religión judía y provocan Su muerte en el calvario a través del poder romano.

Finalmente, Dios se humanó y vino a Su pueblo como uno de ellos, para darles la salvación, pero ellos no lo recibieron, precisamente por su religiosidad. Entonces Jesús adoptó a los Gentiles como “la nueva Israel” y esos somos los Cristianos. Por ello, nosotros estamos obligados a orar por Israel (y por todas las naciones) pero no por paz, porque quien les traerá la paz será el anticristo y yo no quiero orarle al anticristo (el Señor mi Dios lo reprenda). Si hemos de orar por Israel y por todas las demás naciones será por su salvación, porque escrito está: «Aquellos que no tienen a Jesucristo en sus vidas morirán eternamente.» Y eso incluye a los judíos y a todas las demás religiones y pueblos que moran sobre la faz de la tierra y que no han conocido o han rechazado al Hijo de Dios.

Oración
Padre amado, que difícil es caminar en un mundo preparado para que la humanidad se pierda. Todo está entrelazado, cual telarañas sobre trampas mortales para hacernos caer en cualquier momento si no tenemos nuestros ojos y oídos espirituales bien abiertos y atentos. Por ello cuan necesario es el estudio profundo y humilde de Tu santa Palabra, porque del mismo seno de la iglesia tuya salen voces de insensatos y atrevidos que arropados en tus titulejos de líderes, lanzan cuanta falacia bíblica y teológica se les ocurre, sin escudriñar Tu Palabra con temor y temblor como Tú nos mandas. Ten misericordia de nosotros Tu grey, Señor y permite que Tu Espíritu Santo esté permanentemente en nuestras vidas guiándonos hacia el conocimiento de la Gracia perfecta, santa y justa, te lo pido esta mañana humildemente mi Señor, en el nombre de Tu Hijo amado, Jesús el Mesías, Cristo Jesús, Jesucristo, el Ungido, Yeshua HaMashiaj, amén.

התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Jeremías 48–49; Hebreos 7
Encuentre más lecturas edificantes en: https://maiishunejar.blogspot.com/