La regla de los cinco minutos

Viernes 5 de Mayo, 2017.

Nuestro Pan Diario
“La regla de los cinco minutos”
(Por: Anne Cetas)

Versículos para hoy: Salmo 102:1-7
«Ha considerado la oración de los menesterosos, y no ha despreciado su plegaria…» Salmo 102:17 (LBLA)

Guía para leer la Biblia en un año, lectura para hoy: 1 Reyes 16-18; Lucas 22:47-71

Hace tiempo, leí sobre una regla de cinco minutos que tenía una madre para sus hijos. Ellos tenían que estar listos para la escuela cinco minutos antes de que fuera hora de salir. Se reunían alrededor de su mamá, y ella oraba por cada uno por su nombre, pidiendo la bendición del Señor sobre su día. Después, les daba un beso y ellos partían. Los niños del vecindario participaban del círculo de oración si justo pasaban por allí. Muchos años después, una de las niñas dijo que esta experiencia le enseñó la importancia de la oración para su día.

El escritor del Salmo 102 conocía la importancia de la oración. A este salmo, se lo titula: «Plegaria de uno que sufre, cuando desmaya y expone su queja ante el Señor» (LBLA). El salmista clamó: «Señor, escucha mi oración […]. Apresúrate a responderme el día que te invocare» (vv. 1-2). Dios mira «desde lo alto de su santuario; […] desde los cielos a la tierra» (v. 19).

Dios se interesa por ti y quiere escucharte. Ya sea que sigas la regla de los cinco minutos y pidas una bendición para el día o necesites pasar más tiempo clamando a Él con profunda angustia, habla con el Señor cada día. Tu ejemplo puede dejar una huella profunda en tu familia o en alguien cercano. Orar es reconocer que necesitamos a Dios.

Oración: Amado Jesús, no escondas Tu rostro de mí, te lo ruego; enséñame a ser consciente de Tu presencia en mi vida. Señor, ayúdame para que te busque cada día para hablar contigo, para que me acerque a Tu Trono con confianza, pero con humildad; ten misericordia de mí te lo ruego, no escondas Tu rostro de mi; no me sueltes de Tu mano, y no me dejes soltarme nunca de Ti, te lo suplico con un clamor que viene de lo profundo de mi corazón, en el nombre de Yeshua HaMashiaj, amén y amén. -CF Jara-

La gloria es solo de Cristo Jesús.
DIOS te bendiga.

Encuentre más lecturas edificantes en Nuestro Pan Diario
http://www.ministeriosishunejar.com

Comments