El Kabahl, Cabal o Sionismo


📖🖊 Estudio Bíblico para Hoy, Lunes 19 de Abril, 2021.
           “El Kabahl, Cabal o Sionismo”
           Por: Dr. CF Jara

Leer: Juan 8:1-59
«Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.» (Juan 8:44)

Saludos hermanos. El presente es un estudio extenso, el mismo que, debido a su importancia, decidimos publicarlo en su totalidad, para evitar que alguna parte del mismo se pierda. Agradecemos de antemano su paciencia y fidelidad para leer todo el documento, en espera de que sea para su edificación espiritual. Dicho esto, empezamos.

Hermanos míos, estoy seguro de que hay muchos creyentes, ministros, predicadores, evangelistas, peritos bíblicos o maestros de instituto, etc., que ya han recibido la misma revelación que hoy será compartida. La Biblia dice que el “Señor revela a muchos para que ninguno se atreva a querer robar Su gloria.” Pero creo también, que muchos de estos creyentes no han compartido la revelación por cobardía, miedo a que lo llamen loco, antisemita o por conveniencia personal. Mas yo no sé de ellos, pero yo y mi casa serviremos al Rey de reyes y Señor de señores predicando Su verdad. Hoy compartiré lo que el Espíritu Santo me ha revelado tras ocho largos años de una profunda investigación bíblica.

LA GRAN MANIPULACIÓN
La manipulación milenial de las verdades bíblicas por los entes de maldad, ha permitido a estos seres mantener a los creyentes confundidos, desinformados y sometidos. Mas hoy llegó la luz de Cristo Jesûs a tu vida trayendo tu liberación, pero antes de continuar te pido dos cosas: primero, después de leer todo el texto, no reacciones irracionalmente, solo cierra los ojos y pide al Espíritu Santo que te confirme o no lo que acabas de leer. Y segundo, haz la investigación por ti mismo, porque es necesario que la verdad entre en ti para que puedas despertar del letargo profundo al que Satanás ha sometido a millones de seres humanos.

El profeta Oseas escribió, “Mi pueblo perece por falta de conocimiento” (Oseas 4:12) y Jesûs les advirtió a Sus discípulos en Mateo 15:14 “Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.” Lo que voy a compartir a continuación va a crear una inmensa ola de reacciones, la mayoría de ellas parecidas a una jauría de perros salvajes o cuervos hambrientos, a los cuales no temo porque voy a decir la verdad en el nombre de mi Señor y Salvador Jesucristo, porque es necesario que se denuncie al gran mito falso que se ha levantado en las últimas centurias para beneficiar a un grupo de seres malévolos, crueles y ambiciosos de dinero y poder sobre el mundo, descendientes de Caín y a quienes Jesûs encaró, desafío y denunció como los “portadores de la semilla de maldad, hijos de Satanás, hacedores de maldad.”

LA DENUNCIA
En el año 2004 se estrenó la película “The Passion of the Christ,” coescrita, producida y dirigida por Mel Gibson. Esta es la segunda obra cinematográfica más vista de la historia de la cinematografía mundial, por encima de películas super exitosas y solo detrás de la película “Jesûs” producida por “The Jesus’s Film Project”. Cientos de millones alrededor del mundo incluidas personas de todas las religiones vieron la película. Y millones fueron tocados por la historia del sacrificio de amor de Jesûs.

Y claro, Mel Gibson era el invitado de honor, el huésped ilustre hasta que dos años más tarde, cuando fue arrestado por conducir ebrio y mientras la policía lo esposaba, soltó la frase que marcó supuestamente el fin de su carrera: “Fueron los judíos los que mataron a Jesûs y son ellos los causantes de todas las guerras y los males del mundo.” Y decimos supuestamente porque por estos días el director australiano estrenará la secuela de "La Pasión de Cristo" titulada “Resurrección.” Aquellos que se ofendieron por sus declaraciones le cerraron “todas” las puertas a Gibson, pero no pudieron cerrar la puerta de DIOS. Parecería como si el propósito del Señor para el director es una misión divina: masificar en el mundo la verdad acerca del mensaje de perdón y esperanza de Jesucristo a través de la cinematografía.

A pesar de que lo dicho por Gibson es la verdad, el sistema nos ha enseñado de que es “políticamente incorrecto” y por eso no se debe decir, pues todo aquel que diga algo en contra de Israel o de los judíos, rápidamente es etiquetado como “enemigo de Israel, antisemita, odiador del sufrido pueblo judío.” No se sabe si Gibson, debido a su constante contacto con las Escrituras durante la filmación, recibió alguna revelación del Espíritu Santo, pero lo que sí se sabe es que ni un solo ministro, pastor o evangelista de la iglesia Cristiana Evangélica del mundo levantó su voz para apoyar esa denuncia, lo cual no la desvirtúa de ninguna manera. Quizá no era el tiempo de Dios, o quizá por cobardía, temor a las represalias o conveniencia. Mas, como dice Su palabra, todo bajo el cielo del Señor tiene su tiempo y su hora.

LAS CONFUSIONES PROVOCADAS
Antes de ir a la revelación, es necesario aclarar ciertas confusiones que persisten al día de hoy, como por ejemplo, que “judío-judía” es una raza, como las razas blanca, negra, mestiza, amarilla, etc. Sin embargo, judía es la religión, como la evangélica, católica, musulmana, hindú, taoísta, sintoísta, etc. Otra confusión es que aquel que nace en Israel es judío, pero el correcto gentilicio es “israelí” porque no todos los que nacen en Israel practican el judaísmo. En Israel hay árabes, asiáticos, latinos, sajones, turcos, gitanos, etc., que han nacido allí, pero eso no los hace “judíos” sino “israelíes.” Serán judíos si llegan a practicar el judaísmo. Esta falsa interpretación ha sido provocada a propósito para hacer creer a la humanidad en lo “especiales que son aquellos de la raza judía.”

Otra confusión es creer que Israel es una nación de fe y paz, sin embargo, la realidad es otra. Solo el 18% del total de israelíes practica el judaísmo, cerca del 40% se declara ateo y un gran segmento de ellos practica el homosexualismo, lesbianismo, bestialismo, satanismo, etc. En cuanto a la violencia, los enfrentamientos de israelíes y palestinos bañan las calles de sangre humana a diario sin tomar en cuenta el inmenso temor debido a las amenazas de invasión y muerte de muchos de sus vecinos árabes. La misma ciudad de Jerusalén, que supuestamente lleva en su nombre el término “shalom” que significa abundante paz, bienestar, gozo contante, vida resplandeciente, etc., está agobiada por la violencia y dividida por las religiones, y a lo largo de su milenaria historia ha visto invasiones, saqueos y destrucciones sangrientas. Estas realidades son conocidas por la mayoría, por lo tanto, no es esta la revelación a la que se refiere la introducción, sino la que viene a continuación.

LA GRAN REVELACIÓN
¿Qué pensaría usted si alguien le dice que la fundación de Israel como nación no está en ninguna parte de la Biblia por lo tanto no es mandato de Dios, o que los judíos actuales no descienden de Abraham por lo tanto tampoco son el pueblo bíblico de Dios?

Ocho años atrás, escribir esto era totalmente impensable para mí. El Señor en el 2007 me permitió llegar a Israel y conocer durante el primer viaje a quien hoy es mi esposa. Por los próximos cinco años se desarrolló en mi un amor intenso por esa nación, levanté la bandera israelita donde iba, aprendí Hebreo y albergué un profundo deseo de radicarme a vivir allí. Incluso decidí dejar mi iglesia evangélica y empecé a asistir a una mesiánica. Mas lo que el Espíritu Santo me reveló sacudió todo mi ser.

Ví una idolatría profunda por Jerusalén, por las fiestas religiosas, por muchos objetos como la hanuka y por muchas tradiciones, pero especialmente por el Shabbat. Cuando pregunté a un “Roeh” o maestro de la Toráh acerca de la declaración de Jesûs en Marcos 2:28 donde el Señor dice “Yo soy el Señor del Shabbat” es decir, es Jesûs a quien hay que observar, adorar y enaltecer y no al día pues Jesûs es el Señor de ese día, el Roeh no pudo ni explicar ni refutar la declaración absoluta del divino Maestro. Entonces comprendí que son los judios quienes tienen que Cristianizarse y no los Cristianos correr al judaísmo. Además, los únicos que pueden ser Mesiánicos son los ex-judios que han venido a la luz de Cristo. Ellos dejan de ser Talmudistas y Kabalistas y reconocen y aceptan que Jesûs es el Mesías de Israel.

Decidí salir de allí y pocos días después, las revelaciones empezaron a caer en mi mente como las aguas de un manantial caen sobre las rocas. Pero a parte de la revelación, yo debía encontrar el respaldo bíblico, y una vez obtenido este, yo debía esperar en Dios por la confirmación del tiempo propicio para compartir dicha revelación públicamente. Y hoy es el día, preste atención:
 
1) La nación de Israel no es bíblica, 
2) Los actuales judíos no son descendientes de Abraham,
3) Los verdaderos descendientes del pueblo bíblico Israelita son los redimidos por la sangre de Jesûs, quienes se han asentado por todo el mundo, principalmente en las tres Américas,
4) Las interpretaciones proféticas que dicen que América no cuenta en los eventos del fin están erradas y 
5) La nación de Dios que será protagonista cuando se desaten los Tiempos del Fin es Estados Unidos de América y no Israel.

César, espera, ¿te volviste loco, o como algunas vacas alocadas dicen por ahí, el mucho estudio y la mucha palabra mató tu juicio?

ORIGEN Y FINAL DEL PUEBLO DE DIOS
Abraham nació alrededor de 500 años después del Diluvio, por el año 3.500 a.C., en Ur de los Caldeos, una ciudad ubicada cerca de donde se cree estuvo el Edén. Ur significa “ciudad de donde sale el sol.” Abraham es descendiente de Sem, el segundo hijo de Noé, por lo que es correcto decir que fue “semita,” pero no fue ni judío, ni hebreo, ni israelita. A pesar de que Abram era politeísta, DIOS lo escoge por Su misericordia para dar origen a Su gran nación. Como se dice arriba, habian transcurrido pocos años desde el Diluvio, sin embargo, tanto Abram como el resto de la humanidad habían vuelto a la práctica desvergonzada del pecado.

Abram, hijo de Terá, descendiente de Noé, y su familia eran idólatras y adoraban a muchos dioses. Pero Abram se convierte en el “padre de la fe” luego de que decide obedecer el llamado de DIOS de salir de aquella ciudad hacia tierras lejanas, hacia la ciudad de Salem, hoy Jerusalén, y ponerse a las órdenes de Melquisedec, rey y sumo sacerdote de la comunidad establecida en esa ciudad, de quien los eruditos afirman que era el mismo Señor Jesûs.

DIOS prometió a Abraham que habría de ser el origen de un pueblo inmenso como las arenas del mar. Evidentemente este pueblo no es el judío pues las Escrituras no dicen que serían los judíos sino los que creen en el Dios de Abraham, el mismo que envió a Su Hijo unigénito a redimir a la humanidad, lo que resulta en que, todo aquel que niegue a Jesûs, no cree en el Dios verdadero. Además, cuando se habla de multitudes como la arena del mar se habla de cientos o miles de millones. Israel a la fecha actual registra apenas sobre los nueve millones de habitantes más alrededor de medio millón repartido por el mundo, por lo tanto, no puede ser el pueblo bíblico multitudinario.

La historia del pueblo Israelita comienza hace tres mil quinientos. Abraham tiene a su primer hijo Ishmael, el padre del pueblo árabe. El segundo hijo fue Isaac, quien a su vez tuvo a Esaú y Jacob y de éste nacen doce hijos que más tarde darían origen a las doce tribus de Israel. Jacob recibe del ángel su nuevo nombre “Israel” después que tuvo a sus doce hijos y los miembros de estas doce tribus entonces pasan a llamarse “Israelitas,” quienes, al instalarse en los territorios de la Palestina, mezclan su lenguaje con el de los Cananitas que habían llegado allí antes, lo cual da origen al lenguaje “Hebreo.”

La historia del pueblo de DIOS continúa en todos los eventos relatados en los Antiguo y nuevo Testamentos, y termina con su desaparición provocada por las dos invasiones de Babilonia en los siglos 7 y 5 a.C. y la destrucción de Jerusalén por parte del general romano Tito, en el año 70 d. C. Si hermanos, el Israel bíblico desapareció cuando la mayoría fueron muertos por los invasores y el remanente fue llevado, una parte, al norte de Europa, a los territorios que hoy se conocen como Rusia, y la otra parte, cautivo a Babilonia, desde donde regresaron, ya asimilados a la cultura y religión babilónicas doscientos años después, en el siglo 5 a. C., a reconstruir Jerusalén, el templo y a dar origen al judaísmo como religión.

Mientras tanto, los habitantes del reino de Judá (tribus de Judá y Benjamín) fueron exterminados durante el asedio y destrucción de Jerusalén en el año 70 después del Señor, y los sobrevivientes fueron llevados hacia los territorios de lo que hoy es España y Portugal.

NACIMIENTO DEL JUDAISMO
Si escucha a alguien decir que Abraham, Jacob, David o alguno de los profetas fueron judíos, dígale que está en un tremendo error. Incluso a Jesûs lo llaman judío, sin embargo, el Señor no fue judío ni por la fe, porque no observó la religión judía, ni por nacimiento, porque a pesar de haber nacido en Belén de Judá, de venir de la casa de Judá, se hizo llamar “el Nazareno,” y Nazareth se ubica al Norte, en la Galilea, los territorios donde se asentó el reino de Israel.

Si escucha que la estrella de seis puntas que está en la bandera de Israel es la estrella de David, es otra falacia, pues esa estrella era usada miles de años antes de David en los rituales de brujería primero de los Sumerios, luego los Babilonios y después de los Egipcios. Fue traída junto con la hanuka, el Talmud, las fiestas y toda la liturgia monoteísta por quienes volvieron a los territorios de Judá doscientos años después de la primera diáspora, quienes terminaron fundiéndose con el pequeño remanente de Israelitas que practicaban la fe bíblica, lo cual dio lugar a lo que se conoció como “judaísmo,” por la región donde vivían sus practicantes. Pero también se infiltraron los descendientes de Caín, aquellos que tenían la semilla de Satanás adentro a quienes Jesûs confrontó y quienes se complotaron para provocar la crucifixión del Señor.

LOS KABALISTAS, SIONISTAS O FALSOS JUDIOS
Eva comió el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal, desobedeciendo lo que Dios le había ordenado. Eva cometió adulterio con Satanás que se había presentado en forma de serpiente, y de esa fornicación nació Caín, quien recibió la semilla de maldad y la heredó a toda su descendencia, la misma que fue eliminada en el Diluvio excepto una, Nahama la esposa de Noé, quien sobrevivió junto con el profeta y sus hijos.

Alrededor de tres años después del Diluvio, Nahama seduce a su propio hijo, Cam, y de este incesto nace Canaán, en quien se reactivan los genes de maldad que son heredados a toda su descendencia, que con el tiempo se convirtió en los pueblos enemigos de Israel y a quienes DIOS mandó a matar en todas las historias sangrientas del Antiguo Testamento. Estos pueblos entre otros son los hititas, gergeseos, amorreos, cananeos, ferezeos, heveos, jebuseos, asirios, edomitas, babilonios, asirios, moabitas, amonitas, filisteos (los palestinos de los tiempos actuales), etc.

El Antiguo Testamento contiene muchas historias sangrientas que han dado lugar a que la gente a cuestione a YHWH como un Dios inmisericorde, pues en muchas ocasiones, el Señor ordenó a David y a los otros reyes, a no dejar sobrevivientes en las guerras de Israel con esas naciones. El propósito de Dios era eliminar a los portadores de la semilla de maldad que son la fuente propagadora del pecado, pero tanto David como los otros reyes desobedecieron, y no solo que dejaron mujeres y niños sobrevivientes, sino que tomaron como esposas a aquellas mujeres pervirtiendo la descendencia de Dios.

Así es como los descendientes de Caín han sobrevivido hasta el día de hoy. Ellos son los “falsos judíos” a quienes confrontó Jesûs, y cuya descendencia, los judíos-kházaros, fundaron a finales del siglo 19, el Partido Sionista Judío, en cumplimiento de un supuesto mandato divino de fundar el estado de Israel para dominar al mundo cueste lo que cueste.

LOS KHÁZAROS
A principios del siglo 17 aparece en Europa, entre los mares Caspio y Negro, un reino conformado, entre otras razas, por los descendientes de Caín. Se llamó “Khazaria,” el cual se hizo poderoso gracias a las riquezas que obtenían asaltando las caravanas que iban desde y hacia Rusia y otros países. Hasta que, a finales del siglo 17, el zar ruso Alejandro II ordena a sus ejércitos invadir y destruir este reino y solo dejan alrededor de 100 mil sobrevivientes con la condición de que se conviertan al catolicismo o judaísmo. La mayoría escoge el judaísmo y son enviados a Palestina, donde se funden con la pequeña comunidad que había sobrevivido a las dispersiones. Los Kházaros aprenden la fe y las tradiciones judías, a hablar y vestirse como aquellos, pero introducen el libro satánico de brujería y hechicería en el cual basan su creencia: la Kábalah. Así, los descendientes de Caín se convierten en los “judíos-kházaros,” quienes no solo se quedan en Palestina, sino que emigran por todo el mundo bajo la identidad judía.

LOS SABIOS DE SION
Cien años más tarde, en Basilea, Suiza, un grupo de estos judíos-khazarios se reúne bajo la dirección de Theodor Herzl quien les comparte la supuesta orden de DIOS que recibió mientras dormía, para que formaran un partido político que reuniera a los judíos del mundo bajo tres metas principales:

1) Dominar al mundo a través de dominar la economía mundial;
2) Fundar el estado de Israel en los territorios de Palestina, y
3) Construir el templo para la llegada del Mesías, que según lo revelado por el Señor Jesucristo al apóstol Juan en el libro de Apocalipsis, es el Anticristo.

Para el efecto, este grupo funda entonces el partido político Sionista Judío, del cual son miembros los cientos de miles de judíos-kházaros pero que no son descendientes del Israel bíblico. Los mentores de este movimiento han propagado la idea que las dispersiones fueron permitida por DIOS para que, desde la ciudad, país, región donde resida el judío, colabore con este plan de dominación a través de cumplir tareas específicas que le son encomendadas por sus líderes.

Pero muchos dirán que no hay nada de malo en las metas propuestas, sin embargo, para conseguir sus objetivos, estos judíos-kházaros no reparan en los métodos, aunque sean sangrientos e inmisericordes, con la justificación de que es mandato de DIOS. Desde inicios del siglo 20, ellos gobiernan el mundo detrás de las cortinas de poder, provocando todas las guerras mundiales, el comunismo, las depresiones económicas, el odio entre los humanos, el esclavismo, el racismo, la explotación del sistema bancario, enfermedades y pandemias, el aborto genocida, el homosexualismo y la depravación sexual, la liberación femenina, la destrucción de la familia, el ateísmo, la corrupción política, la globalización, el anarquismo y las revueltas civiles para la destrucción de la democracia, etc., etc.

Los brazos armados de los judíos-kházaros son los masones, francmasones, jesuitas, el Papa y el Vaticano, la NASA y las sociedades científicas, la OMS, ONU y todas las organizaciones mundiales, la CIA, el FBI, el partido demócrata de EU, las ONG que secuestran niños para los ritos satánicos caníbales, fundaciones como Planned Parenthood, los bancos locales y mundiales, la Reserva Federal, las transnacionales, petroleras, farmacéuticas, muchas entidades secretas como el club Bilderberg, los Iluminatis, los Calaveras y Huesos, los fundadores de las redes sociales, la prensa mundial, hombres y mujeres de apellidos conocidos que han usado su fama, dinero y poder para pervertir y regar la maldad por el mundo.

Para saber más acerca de los judíos-kházaros, los falsos judíos, hacedores de maldad, hijos de su padre el diablo, por favor baje el PDF del libro prohibido por ellos, donde se cuenta toda la verdad. Busque el link al final del mensaje.

DÓNDE ESTÁ EL PUEBLO DE DIOS
Algunos de los sobrevivientes de la invasión del siglo 7 a.C. emigraron hacia el norte de Europa, hacia Rusia. Años después emigraron a los territorios donde se crearían más tarde los países nórdicos como Suecia, Noruega, Finlandia y Dinamarca, y donde se los conocería como los "Isaac's Sons" que derivó a "Saxons" o "Hijos de Isaac," los "descendientes de Isaac" (el hijo de Abraham.) Los "Saxons" o "Sajones" continuaron con su migración hacia los territorios de Bretaña (Inglaterra) desde donde, en 1620, salieron para América. Ellos, los descendientes de Isaac son los fundadores de los Estados Unidos de América, que es la nueva Jerusalén: 
Jer-USA- lem. Es esa la razón por la que las huestes satánicas se han levantado para destruir a los Estados Unidos. Los descendientes de las 10 tribus del Israel bíblico pueblan esta nación, y son "como la arena del mar." Por ello sostenemos que el actual estado de Israel no es bíblico, Dios NUNCA estableció en ninguna parte de la Biblia que los judíos debían fundar un estado.

Mientras las diez tribus israelitas desaparecieron a través de los destierros de los siglos 7 a.C. y 5 a.C., la mayor parte de los hebreos de las tribus de Judá y Benjamín fueron exterminados en la invasión del general romano Tito en el año 70 d.C. Solo un pequeño remanente fue llevado hacia lo que hoy es España y Portugal y dieron origen a los judíos "Sefarditas" quienes fueron enviados a las Américas en los barcos de Cristóbal Colón. Es decir, los descendientes de las dos tribus Hebreas de Judá y Benjamín están desperdigados desde México hasta la Argentina, y millones de ellos han emigrado hacia el norte para encontrarse con sus hermanos sajones. Maravilloso es Dios.

Solo unos pocos descendientes del pueblo bíblico sobrevivieron en el territorio de la Palestina (lo que hoy se conoce como la nación de Israel), y que hoy son los judíos que creen en Jesûs y se los conoce como los "mesiánicos." Ellos son hermanos nuestros en la sangre bendita de Jesús, mientras que muchos de aquellos que visten de negro, con sombreros y rulos y que blasfeman en contra del Nombre que es sobre todo nombre, son los judíos kházaros, descendientes de Caín.

JESÛS REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES
La maldad que los descendientes de Caín han provocado por los últimos cuatro mil años sobre la tierra, ha traído gran dolor y sufrimiento a los descendientes de DIOS. Los descendientes de Caín, que por su condición híbrida mitad humanos mitad serpiente, pueden transmutar su apariencia a la de una lagartija, tienen aún sometidos a la esclavitud del pecado, vicio y depravación a millones de hombres y mujeres alrededor del mundo.

Pero recuerda hermano, que no se puede generalizar pensando que todos los judíos son falsos o malos. La señal para saber si son verdaderos descendientes de Abraham, Semitas Hebreos Israelitas, el pueblo de Dios, es que, cuando escuchan el nombre de Jesûs, su espíritu reconoce al Hacedor de sus días y rápidamente vienen a los pies del Cristo de la gloria. Mientras que los kházaros falsos judíos, son los que blasfeman en forma violenta en contra de Jesûs, e insultan, denigran y hasta agreden a aquellos que nos identificamos como Cristianos, y a quienes ellos llaman despectivamente “goyines” que en Hebreo significa cerdos.

Pero creemos y declaramos que Dios ha usado la dispersión de Su pueblo para que la verdadera fe en Su Hijo Jesucristo, al cual los judíos-kházaros crucificaron y mataron, se esparza por el mundo, porque cuando un hombre o mujer vienen a los pies de Jesucristo en cualquier punto de la tierra, de cualquier raza, color de piel, origen, idioma, estatus social, etc., ¿quién podría negar que tienen los genes divinos y que sean parte de los verdaderos descendientes del pueblo bíblico de DIOS?

ORACIÓN
«Señor Dios Todopoderoso, Tû conoces toda la historia verdadera de todas las cosas, el antes, el ahora, el después; los detalles, los nombres, las fechas, lo que se sabe, pero también lo que nos es oculto. Tû eres el Hacedor de la historia de Tu creación, y Tû tienes las respuestas a todos los porqués. A esta hora elevamos nuestra oración al Todopoderoso Dios, rogando porque liberte y redima a todos ellos que duermen el sueño inducido por el hacedor de maldad, para que puedan ver la luz de Jesucristo y entreguen sus vidas al Salvador del mundo. Que el día de la libertad final y eterna para Tu pueblo venga ya, Señor y que la tierra y la humanidad sean redimidas en Tu justicia, te lo rogamos en el Nombre que es sobre todo nombre, en el Nombre de Jesûs, amen.»

Μαρανάθα, Ιησούς έρχεται σύντομα.
Maranatha, Jesûs viene pronto.


"Îshu-nejar, Jesús, la Luz del mundo" 
Ministerios Cristianos Online 


Baje el Mensaje de hoy:                                    Baje el Libro Prohibido:
El Kabahl, Cabal o Sionismo               Los Protocolos de los Sabios de Sion
                                            



                                                     Síganos en:      Facebook    ----      Twitter
                                    Ministerios Apostólicos “Îshu-nejar” son una división de 
                                                 los Ministerios Cristianos Online “Îshu-nejar”

Comments