Doctrina Apóstatas

Devocional para hoy, Lunes 27 de Enero, 2020.
“Doctrina Apóstatas”
Por: CF Jara

Lectura: Apocalipsis 2:16-17
«Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.;» (RV 1995)

Hace unas semanas atrás tuvimos la visita a casa de una linda pareja de esposos que trabajan en el mismo lugar que mi esposa. Los dos son jóvenes y sobre todo, creyentes. Y mientras conversábamos animadamente luego de la comida, les preguntamos a que iglesia estaban yendo. Y la respuesta me produjo un dolor conocido: dejaron de congregarse debido a las experiencias negativas que tuvieron, no solo en una, sino en varias iglesias. Entre estas experiencias me comentaron, el haber sido ignorados a pesar de su gran deseo de servir. Creen que la razón para ello fue que los dos conocen muy bien la Palabra. Desde hace dos años pasan sus Domingos en casa o van a caminar a algún parque, porque piensan que no hay necesidad en congregarse.

Casos como estos hay millones alrededor del mundo. Creyentes deciden alejarse de las iglesias por causa de lo que sucede dentro de ellas, bajo la responsabilidad de pastores y líderes que han dejado que la anatema del mundo tuerza su fe, y terminan destruyendo poco a poco las congregaciones que les fueron confiadas por el Señor.

En el libro de Apocalipsis, el libro de las Revelaciones o el Evangelio del Señor Jesucristo, leemos en los capítulos 2 y 3, el mensaje que el Señor dio a los pastores y líderes de siete iglesias ubicadas en el territorio de lo que ahora se conoce como Turquía. Estas iglesias vienen a ser, en los tiempos actuales, los siete modelos o tipos de iglesias Cristo céntricas que existen alrededor del mundo.

Este es el mensaje del Señor para la iglesia de Pérgamo: v.13 «Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto: Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás.» El mensaje es claro: Jesucristo llama la atención al pastor de la iglesia por permitir la muerte de Antipas, un siervo fiel del Señor, a quien la congregación vio morir y no hizo nada al respecto.

Cuando dentro de los pasillos y oficinas de la iglesia, lo que circula no es el Espíritu Santo sino chismes, injurias, escarnios en contra de uno o varios hermanos en la fe, y los pastores no solo se hacen de la vista gorda, sino que aceptan esos chismes, el resultado es el asesinato espiritual de la persona en contra de quien sus “hermanos” se han confabulado. Los pastores serán responsables en forma total y absoluta por todas y cada una de las ovejas que se perdieron. Y el Señor les demandará a la hora establecida y no les salvarán las cientos o miles de ovejas que hayan salvado. El Señor Jesûs lo dijo: «Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.»

En la segunda parte de este mensaje al pastor de Pérgamo, Jesucristo le dice: v.14 «Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco.” No hay que ser doctos para entender claro que la anatema había entrado allí y se había sentado en medio del altar, y los que se hacen llamar pastores y líderes, profanan el lugar Santo del Señor, paseando sus execrables actos carnales a vista y paciencia del “ángel de la iglesia”.

Finalmente, el Señor llama al arrepentimiento al responsable de todo aquello, v.16 y 17: «Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.»

Y si entre vosotros hay alguien que esté permitiendo un “Pérgamo” en su congregación o en su casa, haga lo que el Señor le manda a hacer, arrepiéntase y enmiende sus obras y vaya en busca de aquellos que se han alejado.

Oración
«Señor Dios Todopoderoso, gracias te doy por este mensaje. Escudriña mi corazón, te ruego, para que, si encuentras maldad en mí, en las obras de mis manos, en los pensamientos de mi alma, o en los dichos de mi boca, me llames al arrepentimiento y pueda alcanzar Tu misericordia. Te pido por esta pareja de esposos siervos Tuyos a quienes los conoces bien y sabes su historia. Derrama Tu unción de paz sobre sus corazones para que puedan volver a congregarse, sabiendo que no lo hacen ni por el hombre ni por la organización humana, sino por Ti, porque todo se trata solo de Ti, amado Señor, te lo pido en el nombre de Tu Hijo amado, Yeshua HaMashiaj, nuestro Rey y Salvador.»
התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: Apocalipsis 2 y 3

Comments