Concebido en la Crisis

Miércoles 4 de Octubre, 2017.

Nuestro Pan Diario
“Concebido en la Crisis”
(Por: Tim Gustafson)
Editado por: CF Jara)

Versículos para hoy: Salmo 57
«… en la sombra de tus alas me ampararé hasta que pasen los quebrantos.» Salmo 57:1

La Biblia en un año: Efesios 5:17-33; Isaías 17-19

Mientras compartíamos testimonios con algunos amigos, Marcos recordaba una ocasión durante su niñez cuando su padre reunió a la familia. El automóvil se había averiado y, para fin de mes, ya no tendrían más dinero. Su padre hizo una pausa y oró; luego, les pidió que esperaran la respuesta de Dios. De maneras sorprendentes, la ayuda llegó: un amigo reparó el coche, hubo cheques inesperados y apareció comida frente a la puerta. En esas circunstancias le fue fácil al padre y la familia de Marcos alabar a Dios, aunque la gratitud de la familia se había forjado en una crisis.

El Salmo 57 ha sido fuente de inspiración para muchos cánticos de adoración. Cuando David declaró: «Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios» (v. 11). Quizá podamos pensar que el rey observaba el magnífico cielo nocturno de Oriente Medio o que cantaba mientras adoraba en el templo. Sin embargo, David afrontaba uno de los momentos más difíciles de su vida, y temiendo perder la misma, se había escondido en una cueva.

David también exclamó: «Mi vida está entre leones; […] hombres que vomitan llamas; sus dientes son lanzas y saetas, y su lengua espada aguda» (v. 4). Pero la alabanza del rey fue concebida en medio de la crisis. Aunque el enemigo lo perseguía, David escribió estas asombrosas palabras: «oh Dios, mi corazón está dispuesto; cantaré, y trovaré salmos» (v. 7).

Hermano, hermana, si hoy estas enfrentando una crisis, acude a Dios por ayuda. Luego, en el tiempo de espera, alaba Su nombre mientras esperas confiado en Su amor y cuidado constantes por nosotros. Si tu vida se encuentra en un momento placentero, dale la gloria a Dios, pero recuerda que cuando te llegue la próxima crisis, debes confiar en Dios bajo cualquier circunstancia porque Êl nunca falla.

Oración: Padre amado, gracias por Tu incesante bondad y misericordia para conmigo y los míos, tanto en los tiempos de bonanza como en los de crisis. Gracias por no desampararnos nunca, por estar siempre pendiente. A pesar de no merecernos, Tú siempre con Tu gran amor cuidas de todos Tus hijos y envías la provisión a tiempo, con medida remecida y justa. Bendigo Tu nombre amado Padre celestial, en el nombre de Yeshua HaMashiaj oro humildemente, amén.

La gloria es solo de Cristo Jesús.
DIOS te bendiga.

Encuentre más lecturas edificantes en Nuestro Pan Diario
Ministerios Cristianos Mundiales “Îshu-nejar”
www.ministeriosishunejar.com

Comments