Jesucristo, Rey del Universo

Devocional para hoy,
Lunes 9 de Abril, 2018.

“Jesucristo, Rey del Universo”
Por: CF Jara

Leer: Lucas 19:28-44
«…y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación...» (Lucas 19:44)

El versículo más corto de la Biblia está en Juan 11:35 «Y Jesús lloró.» Todos conocemos que este momento sucedió luego de la muerte de Lázaro, el amigo de Jesús. La siguiente ocasión donde el Señor derrama lágrimas es antes de Su arresto, en el Huerto de los Olivos. La tercera ocurre en la cruz, cuando en medio de sollozos exclama Su «Padre mío ¿por qué me has desamparado?» Pero hay una cuarta ocasión, muy poco conocida y mencionada, a pesar de que sucede inmediatamente antes de entrar en Jerusalén en aquel Domingo de ramos. Jesús llora al profetizar la destrucción de Jerusalén debido al pecado y rebeldía a los edictos de Dios en que sus habitantes vivían. La Biblia de esa manera retrata al divino Maestro derramando lágrimas por la muerte de Su amigo, por Su propia muerte y también por la destrucción de Jerusalén y la muerte de miles de israelitas (Lucas 19:41), lo cual se cumplió 37 años después Su resurrección. Pero ¿cómo es posible que Jesús profetizará ese evento tan terrible sobre “el pueblo escogido” por el Eterno?

Revisamos ya en lecciones pasadas, que quienes urgieron y conspiraron para la muerte de Jesús fueron el Sanedrín y los miembros de la oligarquía judía, por un lado, y el ejército y oficiales romanos, azuzados por el griterío y la cuasi rebelión de los habitantes de Jerusalén, por el otro. Después de ser apresado, el divino Rabino fue llevado al Pretorio en cuyos patios fue torturado, golpeado, vejado y humillado por los centuriones romanos, a vista y paciencia de los sacerdotes judíos, los mismos que proclamaban a YHWH como el Dios eterno. Jesús vino al mundo a salvar a Su pueblo, pero Su pueblo lo rechazó, lo humilló, lo condenó por haber sanado y traído libertad a miles y lo crucificó para muerte, a pesar de que por tres años les anunció que Êl era el Mesías esperado, pero ellos no le creyeron porque tenían su corazón duro, pues se habían apartado de las enseñanzas y de los edictos que Moisés les había dado.

Sacerdotes, pueblo y centuriones se burlaron de Jesús, pusieron sobre Su cabeza una corona hecha de espinas, le quitaron su túnica de lino fino y le pusieron un manto sucio, y le dieron una vara como el cetro de rey, la misma que después usaron para golpearlo. Ya en la cruz, colocaron en ésta un rótulo llamándolo burlonamente «Rey de los judíos» (Mateo 27:29). Pero si los hombres lo coronaron con burlas y desprecio, Su Padre, el Dios Todopoderoso, lo recibió en los cielos y le restituyó Su gloria y poder eternos y lo sentó a Su diestra, desde donde viene pronto a juzgar a vivos y muertos.

Los sacerdotes y judíos de aquel entonces profetizaron sin querer lo que se ha de cumplir cuando Jesucristo venga con Sus ejércitos. Jesús es el Rey del Universo incluyendo a Israel, y será reconocido y coronado como tal cuando se consuma el engaño del Anticristo y el Tercer Templo. Jerusalén crucificó para muerte a Jesús, el Hijo de Dios, el Cordero santo. Y Dios la destruyó y desbandó al pueblo por el mundo por dos mil años, hasta que el tiempo de los gentiles se cumpliera. Por lo tanto, los redimidos por la sangre de Jesús somos la Nueva Jerusalén, el pueblo escogido, la nación santa. Cuando la Biblia dice “orad por la paz de Israel, significa que debemos orad por los redimidos por el Cordero de Dios, el pueblo cristiano de cualquier denominación que sea y de cualquier país o iglesia alrededor del mundo.

El Señor Jesús decretó que el fin de los tiempos de la dispensación, gracia, o el tiempo de los gentiles, sería cuando floreciera la higuera que Êl maldijo. Este “florecimiento” sucedió el 14 de Mayo de 1948, cuando Israel fue reconocida en la ONU como nación. Los tiempos del fin comenzaron en ese mismo día, y pronto, muy pronto, la humanidad atestiguará los terribles eventos del “Harpaguesómeza” (ἁρπαγησόμεθα, arrebatamiento); la “Parusía” (παρουσία, segunda venida de Cristo); la “Thlipsis” (θλῖψις, tribulación, aflicción); el fin del mundo, los juicios finales y el gobierno eterno de Jesucristo sobre la tierra.

En estos tiempos de tanta falsa doctrina, apostasía y anatema que se dice y predica en el nombre de Dios, es importante que nosotros, el pueblo redimido por la sangre de Jesús, escudriñemos la Palabra todos los días, que meditemos en ella y que nos mantengamos en comunicación con nuestro Creador a través de la oración. Solo así conoceremos la verdad, y la verdad nos hará libres. Maranatha!!

Oración
«Señor Jesús, gracias por Tu amor, Tu guía y Tus enseñanzas, pero, sobre todo, gracias por Tu salvación, porque sin ella estaría perdido, encarcelado o muerto. Mas a Ti te plugo traernos de la oscuridad a Tu luz admirable, y darnos una nueva identidad, un nuevo pensamiento, una nueva vida. En Tu Palabra dices que Tu pueblo perece por falta de conocimiento; pues Señor, yo no quiero perecer, enséñame más cada día, pon en mi un hambre insaciable por leer y estudiar Tu Palabra, quiero vivir completamente consagrado a Ti, aprendiendo cada día a caminar en la santidad, porque quiero un día, ver Tu rostro y caminar junto a Ti, te lo pido humildemente en el santo nombre de Tu Hijo amado Yeshûa HaMashiaj, amén y amén.»


התהילה היא רק של ישוע המשיח
DIOS te bendiga.

Lea la Biblia en un año: 1 Samuel 10 - 12; Lucas 9:37 - 62 

Descargue el Mensaje de hoy en PDF: Jesucristo, Rey del Universo

Comments